Michelle Obama ha protagonizado junto a un grupo de artistas, una campaña de promoción del voto en Estados Unidos.

Como parte del mensaje, Obama y el grupo de personalidades dicen promover el sufragio para lograr mayor número de participantes, en las elecciones intermedias que se celebrarán este año.

La campaña se ha caracterizado por mostrar al grupo de celebridades, repitiendo la estrategia de campañas como “Yes we can”, con que Obama logró la presidencia y ser reelecto.

Aprovechar la influencia con que cuentan las personalidades de la industria de medios, es una pauta en la que se han interesado cada vez más los políticos, pues gracias a estos vínculos se logra mayor impacto del mensaje de campaña.

El marketing político apoyado por personalidades del mercado se ha interesado cada vez más en lograr esta interacción que se balancea entre personalidades del entretenimiento e influencers.

Pensemos en lo que ocurre con figuras como las enlistadas por Influencer DB, como las de mayor impacto dentro del mercado de medios.

Y es que en la actualidad, los organismos políticos han tenido que adoptar las novedades del marketing digital y han logrado con ello transformar el escenario democrático, con verdaderos escándalos, como la injerencia rusa a través de noticias falsas distribuidas en Facebook y eventuales comparecencias como la que ocurrió con Mark Zuckerberg ante el Congreso de Estados Unidos y la Eurocámara.