Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

México y su oportunidad de cambiar el prestigio de su marca

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
La selección mexicana de futbol juega este jueves contra Alemania por el pase a la final de la Copa Confederaciones, una oportunidad para cambiar la historia del equipo mexicano y su valor de marca

Una de las historias de amor-odio con las que el mexicano convive muy de cerca es su relación con la selección mexicana de futbol, en un solo partido se pueden experimentar una serie de sentimientos a favor y en contra del combinado nacional, pase lo que pase con el equipo los aficionados están al pendiente.

El representativo nacional es uno de los mejores ejemplos de la estrategia de mercadotecnia denominada Lovemark, que consiste en posicionar un producto en la mente del consumidor por medio de vínculos asociados con el comportamiento de su público.

Este término fue creado por el CEO de la agencia de publicidad Saatchi & Saatchien, Kevin Roberts, quien expone que el lovemark es una marca que ha logrado posicionarse en su público por medio de su corazón, asimismo, afirma que las firmas se están quedando sin jugo y que para que las grandes empresas puedan subsistir, necesitan crear lealtad que vaya más allá de la razón.

Precisamente es la razón la que no entra en juego cuando los aficionados vemos un partido del tricolor, una encuesta realizada a mil 500 personas de Brasil, Argentina, México, Chile y Colombia, con edades de entre 18 y 55 años, por la empresa P&G y el Instituto Ipsos reveló que la mayoría de los mexicanos son aficionados nerviosos en momentos decisivos, pues al momento de que la escuadra nacional llega a una tanda de penalties, el 43 por ciento cruza los dedos, al tiempo que el 25 por ciento prefiere no ver el disparo.

Otro dato relevante que arrojó el estudio es que el 23 por ciento de los encuestados mexicanos se considera experto en el futbol, lo que indica que la mayoría sigue a sus equipos en torneos nacionales e internacionales, pero, principalmente a la selección mexicana.

Los resultados del equipo mexicano, que en su mayoría son malos (hay que reconocerlo) no afectan la relación de la marca selección mexicana con el consumidor, al contrario, la fortalece; hemos sido testigos de derrotas dolorosas para los seguidores del representativo, tanto en mundiales, copas América, copas Confederaciones, partidos del hexagonal final de la Concacaf, Juegos Olímpicos y hasta en amistosos, en las que las declaraciones del cuerpo técnico y jugadores son de continuar trabajando, “así es el futbol”, “ya merito”, “no era penal” que por cierto hoy cumple tres años de esa celebre frase, y a pesar de todo ello, la gente se sigue ilusionando con los duelos de México.

No es coincidencia que en la interacción del equipo con los aficionados, estos últimos sean llamados “incondicionales” frase que surgió luego de la derrota en San José contra Costa Rica en el último partido de eliminatoria para la Copa del Mundo de Brasil 2014 en el que gracias a que la selección de Estados Unidos ganó en Panamá, México jugó la reclasificación en contra de Nueva Zelanda.

Es cierto que también la escuadra nacional ha dado alegrías, a cuenta gotas, pero alegrías al fin y al cabo, en 1999 la selección ganó su primer trofeo reconocido por la FIFA, la Copa Confederaciones que organizó como local, años más tarde, en 2005 la sorpresa la dio el representativo mexicano sub-17, el equipo dirigido por Jesús Ramírez conquistó la Copa del Mundo de la especialidad que se disputó en Perú, luego se repetiría la historia, en 2011 otra vez como local, México levantaría de nueva cuenta el trofeo bajo las ordenes de Raúl “Potro” Gutiérrez.

Olímpicos de Londres en 2012, uno de los momentos en los que se supone cambiaría para bien el destino del deporte en el país.

Este jueves México enfrenta a Alemania por el pase a la final de la Copa Confederaciones, en una nueva oportunidad para lograr cambiar su imagen como un equipo que se queda en la orilla de los torneos importantes.

El resultado de este duelo no es importante únicamente en el aspecto deportivo, también afecta a las marcas que rodean al equipo de futbol, ya que su imagen se vincula con la del representativo, la victoria o derrota modificará su estrategia, es obvio que la apuesta está en que la selección gane para poder aprovechar la euforia del resultado y así promover sus productos, realizar promociones y eventos para apoyar al equipo en una hipotética final.

Además de que la percepción del aficionado hacia el equipo será de un equipo ganador, capaz de salir avante en escenarios que no le favorecen lo que dará prestigio a la marca selección mexicana de futbol, a sus jugadores y a los patrocinadores.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados