¿Cuánto cuesta cubrir la alimentación de una familia? La respuesta sin duda es variable. Depende del tipo de alimentación seguida, los canales de compra utilizados y el porcentaje del ingreso que se destine a este aspecto. No obstante, lo que si se sabe con certeza es que en México es uno de los países en los que las personas deben trabajar más para satisfacer sus necesidades alimentarias.

Estas son las conclusiones de un nuevo reporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en le que se indica que en México una persona debe laborar 36.3 horas al mes (es decir un día y medio) para cubrir el costo de su alimentación. El indicador es relevante si consideramos que en Estados Unidos y Canadá dicho gasto representa 10.4 y 12.8 horas de trabajo al mes, menos de una tercera parte del tiempo que se dedica en nuestro país.

La diferencia es aún mayor si se compara con Luxemburgo, en donde para cubrir el gasto alimenticio solo se necesitan 8.6 horas al mes, mientras que en Noruega y Alemania, la cifra apenas se leva a 9.8 horas.

El costo de la canasta alimentaria en el país para una persona es de mil 554 pesos al mes en las zonas urbanas, según el Coneval, monto querepresenta la mitad del ingreso para una persona que ganael salario mínimo actual.

Muchas horas de trabajo, baja productividad y consumo limitado

Si estos datos son ya considerables, es aun más preocupante si consideramos que México es el país en el que más horas laboran los trabajadores, pero que menores índices de productividad generan.

El mexicano promedio invierte 2 mil 255 horas de trabajo al año, lo que equivale a 43 horas por semana. Para poner el perspectiva el dato, tenemos que los alemanes son los empleados que menos horas destinan a tareas laborales, al destinar sólo mil 363 horas de trabajo al año. Esto representa 892 horas menos que los mexicanos.

A pesar de ser el país miembro de la OCDE donde se pasan menos horas en el trabajo, Alemania logra mantener altos niveles de productividad. De hecho, el trabajador alemán promedio es un 27 por ciento más productivo que su homólogo británico.

Caso contrario sucede con México, país que aunque es la nación en la que más horas se invierten en el trabajo, su nivel de productividad se ubica por debajo del promedio.

Mientras que el promedio de los países miembros de la OCEDE en esta materia es de 50 puntos en una escala de 100, la nota de México es de apenas 20.

La tarea para las marcas

De hecho, durante el primer trimestre de 2017, el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía reportó el peor desempeño de la productividad laboral en México desde la decisión de 2009 al registrarse una contracción del 1 por ciento a tasa anual en dicho indicador.

Las cifras anteriores hablan mucho del entorno laboral al que se enfrenta el mexicano, mismo que aunque se caracteriza por jornadas amplias de trabajo, no necesariamente tiene buenos indices de productividad y rentabilidad.

Para las marcas, como empresas empleadores, este contexto demanda implementar programas que promuevan un mejor equilibrio entre desgaste y bienestar para sus empleados, con el fin de mantener el buen funcionamiento de la cadena de valor que da soporte a sus negocios.
loading...