Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Mexicanos pueden alcanzar libertad financiera con inversiones 

Más de la mitad de la población en México ahorro; no obstante, la inflación y la alza de precios fueron un impedimento para alcanzar libertad financiera.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Cómo tener unas finanzas sanas
  • El 56 por ciento de los adultos en Mexico tuvo complicaciones económicas a partir de crisis pandémica.

  • Luego, con la invasión de Rusia a Ucrania, la inflación siguió aumentando y los ahorros se fueron esfumando.

  • Actualmente, las familias que ahorran puede invertir su dinero en patrimonio para que la crisis tenga una afectación ligera.

.

En este tiempo de crisis económica identificada por la dispersión de la Covid-19 y la entrada del conflicto bélico entre Rusia e Ucrania, la Encuentra Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) apunta que, el 56 por ciento de la población adulta afirmó haber tenido complicaciones económicas a partir de las crisis. Con una gran inflación, los consumidores mexicanos ven distante la libertad financiera; aunque el 66 por ciento de la población tenga cuenta de ahorro, la cual podrían utilizar en inversiones.

Al mencionar la palabra inversión, la expectativa podría crecer demasiado; no obstante, una parte de la inversión podría estar dedicada al patrimonio, el cual puede dar un buen retorno de inversión en un corto y largo plazo.

En abril de 2022, la inflación se ubicó en 7.68 por ciento y para la primera quincena de mayo, la tasa se situó en 7.58 por ciento, indica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Hoy en día, los consumidores se han visto afectados por la alza de precios y la perdida de poder adquisitivo.

La inflación impacta directamente en el funcionamiento de los mercados y en el bienestar financiero de las personas. Información de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Codusef) dice que el dinero comienza a perder su valor y hay afectaciones en la capacidad de ahorro, y por ende, la inversión se puede ver dañada.

El ahorro no está siendo suficiente frente a la inflación y menos en un contexto donde en México supera los 7.58 y 7.68 por ciento.

Como reacción natural de los consumidores pueden sufrir de estrés financiero. Para amortiguar el golpe y la preocupación, se suelen solicitar créditos por altos intereses (31 por ciento), el endeudamiento llega a raíz de la cultura financiera (29 por ciento) y aumentan las tácticas de cobranza por parte de las instituciones financieras (26 por ciento), indican datos de GBM.

 

Generar patrimonio e inversiones con el ahorro familiar; ¿mexicanos ven cerca libertad financiera?

Datos oficiales del Gobierno de México dicen que el 97 por ciento de la población adulta puede acceder al sistema financiero; no obstante, el 56 por ciento aunque tiene la posibilidad no utiliza ningún tipo de producto financiero.

En cuanto al ahorro, a nivel nacional solo el 35.5 por ciento ahorran en una institución formal financiera y el 43.7 por ciento de la población adulta ahorran, pero en su colchón.

Otros datos de la ENIF 2021, dice que alrededor del 60 por ciento de los mexicanos cuenta con ahorro, pero solo el 21 por ciento de personas adultas ahorran en instrumentos formales.

Aunque pareciera que la facilidad para acceder a los servicios financieros cada vez es más sencilla, la realidad es que el ahorro en los colchones mexicanos se redujo alrededor de 9 por ciento entre 2018 y 2021 y alrededor de 4 de cada 10 personas no cuentan con ningún ahorro.

La capacidad de inversión de las familias mexicanas se reduce cuando se observa que el 79.5 por ciento de los adultos no hace un presupuesto familiar. Por ello, los prestamos familiares son un común denominador y se vuelve la principal forma de obtener recursos con un 67.4 por ciento, seguido del empeño de algún bien con 36.3 por ciento, utilizar ahorros  con 34.9 por ciento y solicitar un adelanto de sueldo con 22.4 por ciento.

Para Juan Carlos Herrera, director de Gestión Patrimonial de GBM, el estrés financiero que sufren las familias mexicanas por la economía es una realidad; sin embargo, es posible generar hábitos saludables financieros.

“Tomando los riesgos apropiados y manejando las inversiones con paciencia, es más factible poder hacer frente a los percances y necesidades (…) en el corto, mediano y largo plazo”, puntualizó.

Y es que el dinero continua siendo una de las causas principales de estrés de las personas. Datos de TALA aseguran que más del 70 por ciento de las personas sufren de ello, pero además estrés laboral, pero el secreto se encuentra en tener una planeación financiera.

¿Y la situación es igual para los emprendedores? Al cuestionar a Héctor Romero Sánchez Primo, inversionista, empresario y socio de Marcus Dantus (Shark Thank) dijo a Merca 2.0 que “hay gente buscando invertir en emprendimientos, te vas del lado de inversionista y buscamos donde meter nuestro dinero para invertir, pero hay que tener buenos emprendedores para hacerlo. La gente que dice que no hay dinero es porque no sabe como buscarlo, no sabe como presentarlo, no sabe ser profesional. Te sorprendería en redes sociales la cantidad de mensajes que llegan pidiendo dinero y sustento: el dinero está para apoyar a los emprendedores, hay que saberlo pedir”. 

En dado caso de no tener un proyecto de emprendimiento, lo que recomiendan los especialistas en finanzas para las familias es llevar un registro de los gastos mensuales, evitar deudas malas, invertir en el futuro y reducir riesgos, planificar a corto, mediano y largo plazo por si se llegan a tener gastos extraordinarios y controlar gastos hormiga.

En este contexto de inflación alta, los mexicanos han revaluado lo que les importa, han priorizado gastos y transformado hábitos de compra. En sencillas palabras, el consumo se ha desacelerado, apunta información del estudio global de NielsenIQ Consumer Outlook 2022.

Ello, puede ser una oportunidad para adoptar nuevos hábitos financieros que ayuden a las personas a no volver a pasar por una situación similar donde los ahorros se van de las manos durante la crisis y las inversiones quedan en una idea poco planificada. El patrimonio se posiciona como un bien que beneficia a las familias a largo plazo, ayuda a mitigar la incertidumbre en tiempos complicados económicos y da rumbo a los procesos financieros de las familias.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores