Merchandising exitoso en punto de venta, 6 claves para lograrlo

Todo producto que se pone a la venta es susceptible a mejoras, a evaluaciones, pruebas y optimizar sus funciones, su proyección y los beneficios que es capaz de ofrecer al consumidor.

De eso va la finalidad del merchandising en el campo de publicidad y la mercadotecnia. Es una técnica o conjunto de ellas que  buscan atraer la atención del consumidor, interesar al cliente, generar expectativas, despertar el deseo y hacer que la compra se ejecute de manera correcta.

Para lograr este objetivo, es fundamental comprender las características, necesidades y deseos de cliente de la misma manera que se debe dominar lo que el producto representa y es capaz de ofrecer. Es ajusta los beneficios de su compra a las necesidades del cliente para que este se logrue comercializar de la manera adecuada.

A continuación se enumeran seis pasos esenciales para lograr un proceso de merchandising efectivo en el punto de venta, el cual debe tener concordancia con los productos que ahí se colocan para su adquisición.

1. Acercar el producto al cliente
La labor de todo proceso de merchandising debe significar para el mercado una genuina preocupación por la manera en que se presentan los productos ante los compradores, sobre todo en cuanto a su exhibición en el punto de venta. Debe existir  un acceso sencillo para que se pueda producir la compra, estar a un fácil alcance, tanto de manera física -disponibilidad- como para su compra -ofertas y políticas de precios-. No olvides que los clientes buscan una combinación entre disponibilidad, precio y calidad.

2. Darle importancia a la presentación del producto
El comprador busca productos que le impacten desde la vista, dale la debida importancia  a la presentación desde el punto de venta y logra una buena motivación a tus compradores. se trata de lograr un correcta conjunción entre las características del producto, su exhibición y lo que el cliente requiere.

3. Dale vida al punto de venta
Si un anaquel no tiene concordancia con el producto ni con lo que el comprador busca, seguramente no habrá garantía de ventas. Ofrece variedad, alternativas diversas y trata de sorprenderle siempre, quizás con productos renovados en su imagen -toma en cuenta el packaging, por ejemplo-, quizás con rotación de productos en el punto de venta. Se trata de ofrecer diferentes alternativas.

4. El punto de venta también vende
Es recomendable que aprendas  a aprovechar al máximo las cualidades del punto de venta, que se convierta en un aliado para la exhibición del producto y que el comprador se sienta atraído. Aquí es importante darle la debida atención al diseño y concepto de este espacio para que sean capaces lograr los objetivos planteados.

5. Dale importancia a los productos ancla
Por más que pueda existir rotación y evolución en lo productos que vas promover, habrá unos que por su tradición, protagonismo o importancia no deben cambiar de lugar o tal ves tengan que esperar más para ofrecer un diseño distinto.

6.El punto de venta es un espacio de comunicación
Es fundamental que exista una correcta coordinación entre el producto y su punto de venta con el comprador, que haya   una adecuada comunicación y entender que tanto el producto como el espacio donde se exhibe son vehículos de comunicación que deben ser capaces de transmitir las bondades de lo que se pretende comprar.