Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Mercadotecnia: Retos de educación superior

En un futuro, la educación universitaria se adaptará a la economía digital y a las nuevas necesidades de los alumnos. 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Con las medidas de autoaislamiento, cuarentena y distanciamiento social, la educación ha tenido una recesión a nivel mundial. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), alrededor de 70 por ciento de los estudiantes de todos los niveles se vieron afectados.

Para Eva Pantoja Arenas, Coordinadora de Vinculación, Universidad La Salle México, durante la pandemia, la educación universitaria tuvo que pasar de presencial a distancia de forma inmediata. Con ello, “los estudiantes tuvieron que reforzar sus hábitos de estudio y desarrollar más su autonomía (…); la mayoría con la mejor disposición para cumplir con sus compromisos académicos”.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el 56.4 por ciento de las viviendas considero que la educación a distancia protegió la salud de los alumnos, propició la convivencia familiar y permitió el ahorro; no obstante, el 58.3 por ciento consideró que se aprende menos y hay falta de seguimiento pedagógico.

“Además de seguir estrictamente todas las medidas de seguridad e higiene, también buscamos desarrollar actividades donde los alumnos pueden reintegrarse no solo un nivel académico, sino socialmente”, Ricardo Osorno Rico, Coordinador Académico de la Licenciatura en Creación Artística e Ingeniería en Desarrollo de Software y Videojuegos en Instituto Universitario Amerike.

Ricardo Osorno Rico, Coordinador Académico de la Licenciatura en Creación Artística e Ingeniería en Desarrollo de Software y Videojuegos en Instituto Universitario Amerike.

Formación durante la pandemia

En todos los países incluyendo a México, la educación es uno de los instrumentos más eficaces para detonar el desarrollo colectivo e individual. Hoy en día, en el país solo el 16 por ciento de los mexicanos entre 25 y 64 años cuenta con estudios superiores, y solo el 1 por ciento tiene estudios de maestría, indican datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Para alcanzar una educación de calidad, México exige una modernización y el aprovechamiento de las tecnologías. Ahora, con  el regreso escalonado de los alumnos, el mayor reto se encuentra enfocado en su seguridad.

A decir de Ricardo Osorno Rico, Coordinador Académico de la Licenciatura en Creación Artística e Ingeniería en Desarrollo de Software y Videojuegos en Instituto Universitario Amerike, “los primeros (retos) son enfocados a la salud de los estudiantes, muchas veces el regresar y volver a socializar adaptándose nuevamente a su entorno (…) ya que pudiera existir temor a contagiarse”.

No obstante, la pandemia como el mayor desafío que la educación ha enfrentado en todos los niveles, “representa una oportunidad para que las universidades reinventemos o innovemos nuestras prácticas”, apuntó Mónica Porres Hernández, Rectora Institucional de la Universidad del Valle de México (UVM).

 

Desafíos en universitarios

De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (SEP), la Ciudad de México (CDMX), Estado de México, Jalisco, Puebla y Nuevo León, son las entidades con mayor numero de estudiantes en el país y en todos el común denominador es que los hombres tienen mayor acceso.

En cuanto al número de universidades por estado durante el periodo 2020-2021, el Estado de México tuvo 554 escuelas, la CDMX alcanzó las 500, Veracruz las 383, Puebla 348, Jalisco 308 y Michoacán 277. Para la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), México tiene que evolucionar su sistema de educación superior con elevados estándares de calidad, que garantice la productividad de la fuerza laboral, la apertura del mercado y la posibilidad de alcanzar objetivos profesionales y personales.

Si bien, el sistema de educación ha tenido un gran capacidad en términos de cobertura y de capacidades físicas como lo muestran los datos de la SEP. A nivel internacional, de acuerdo al Índice de Competitividad Global desarrollado por el Foro Económico Mundial, México ocupa el lugar 80 en educación, por debajo de  Argentina, Chile y Costa Rica.

Para José Israel León Pedroza. Coordinador de Ciclos Básicos en Facultad de Ciencias de la Salud campus Sur. Universidad Anáhuac México, la pandemia expuso aún más que existen numerosos retos para lograr hacer de las universidades un espacio formativo integral que permita la transmisión de conocimientos y habilidades.

Uno de los primeros retos a futuro es la transición completa a la digitalización. Cuando por la Covid-19 la educación en línea tomo relevancia en el sistema educativo mundial, en México únicamente el 55 por ciento de los estudiantes de universidades privadas contaban con una computadora o tablet; la situación se complica cuando la lupa va hacia las universidades públicas, pues solo el 20 por ciento contó con recursos tecnológicos, apunta EY.

Según León Pedroza, la adopción tecnológica no solo depende de los recursos físicos, “se requiere una verdadera y profunda transformación que genere nuevas ideas al usar la tecnología y no sólo la introducción de medios digitales. Este reto implica la profesionalización de docentes y la creación de nuevas didácticas basadas en nuevas pedagogías”.

Mónica Porres Hernández, Rectora Institucional de la Universidad del Valle de México (UVM).

Nuevos desafíos en la virtualidad

La virtualidad es importante, pero un reto fundamental para Ricardo Osorno Rico es la adaptación de los espacios a las nuevas necesidades de los estudiantes, para que repongan los conocimientos no adquiridos mediante la práctica, “ya que estos conocimientos únicamente se adquieren a través  del ejercicio y el hacer del día a día”.

Desde la perspectiva de Mónica Porres Hernández, Rectora Institucional de la UVM, los retos van dirigidos hacia el entendimiento de la experiencia educativa de los estudiantes de educación superior, así como entender sus necesidades y expectativas. Entre las que se encuentran: la creación de entornos más competitivos, garantía de que los estudiantes concluyan satisfactoriamente sus estudios y obtengan un grado académico, y rediseñar el proceso de enseñanza-aprendizaje con la tecnología.

Para que los retos puedan superarse lo primero está en enfocarse en la expansión de los servicios de apoyo estudiantil, “debemos aceptar que existe una crisis en la psicodinámica emocional de la comunidad estudiantil y es importante que nuestros estudiantes recuperen su salud integral para que logren la meta de continuar sus estudios y los concluyan satisfactoriamente”, apuntó la Rectora Institucional de la UVM.

Con la superación de los retos de la educación superior, se implementarán nuevos modelos que irán acorde con la economía digital, pero sin olvidar que la experiencia que se vive en las instalaciones universitarias que permiten tener una educación de calidad.

En ese sentido, Juan Arenas Ruiz, Vicerrector de Educación Abierta de Universidad Tecmilenio aseguró que el futuro de la educación es híbrido, pero ojo es más personalizado y adaptado a las necesidades de los estudiantes universitarios.

 

“La pandemia ha traído consigo un mundo virtual que emula, pero no sustituye, al colectivo social”, José Israel León Pedroza, Coordinador de Ciclos Básicos en Facultad de Ciencias de la Salud campus Sur. Universidad Anáhuac México

Otros artículos exclusivos para suscriptores