El especialista en mercadeo y economista estadounidense, Philip Kotler, estableció la definición de la mercadotecnia reputacional.

Tiene el objetivo de construir e incrementar la reputación de todos los stakeholders que la conforman y se sustenta en la integración de la responsabilidad social corporativa como modelo de gestión y dirección de las organizaciones.

Diversas empresas apuestan por este aspecto, al punto de que para el 65 por ciento, la reputación corporativa tiene alta prioridad.

reputacion_mercadotecnia
Imagen: Bigstock

La reputación de una marca es uno de los activos más importantes para el bienestar de cualquier negocio y aunque se puede pensar que aquellas marcas que acaparan los titulares de los medios a nivel internacional gozan de niveles inigualables en este campo de acción.

En contraste, hay marcas que padecen el castigo de una reputación desfavorable, tal es el caso de Ford Motor Company a inicios de 2017, cuando decidió cancelar una inversión de 1 millón 600 mil dólares que estaban destinados a la elaboración de una nueva planta en San Luis Potosí, México.

El contexto era que la empresa había cedido a las presiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y entonces se preveían repercusiones en la reputación de marca de la firma, y por tanto, en la economía. El valor de las acciones de la compañía estadounidense cayeron 19 por ciento en el periodo comprendido entre enero y agosto del presente año.

El 90 por ciento de los ejecutivos mexicanos menciona que la reputación es incluso más importante que la marca de sus productos, de acuerdo con Weber Shandwick.

Pero existen otras, que han encontrado un fuerte impulso en la mercadotecnia reputacional.

Cifras del Reputation Institute, proyectadas por el sitio web especializado Statista, indicaron, el primer cuarto del 2017, que Rolex se colocaba como la marca con la mejor reputación, con 80.3 puntos, seguida de LEGO, con 79.4 ; The Walt Disney Company, con 79.1; Canon, con 78.2 y completa las cinco primeras posiciones, Google, con 78.2.

¿Qué tienen en común? La mercadotecnia reputacional y la responsabilidad social corporativa van de la mano.

Cada vez más estrategias de las marcas están orientadas hacia ese aspecto; por ejemplo, en el caso de Heineken y los vasos hechos con cascarilla de cebada para el Vive Latino 2018, patrocinado por su marca Indio.

Esto es la sensación entre el público Millennial, que acudirá al evento sintiéndose parte de una acción en pro de la sociedad.

En este sentido, Pedro Ruiz, director de Mercadotecnia de General Motors de México, compartió a Merca2.0 otro ejemplo, cuando comentó que “todas nuestras acciones están alineadas a una estrategia de Responsabilidad Social Corporativa que forma parte de nuestro modelo de negocio y está basada en tres pilares: Cuidado al Medio Ambiente, Fomentar una Educación de Calidad y Apoyo a la Comunidad”, lo que ha redituado a la compañía.

Es decir, las grandes empresas se orientan a este aspecto porque resulta un gran impulso a su marca, además de que representa beneficios tangibles para la sociedad y por tanto, para el entorno en que se desarrollan las compañías.