Diversos medios como de FastCompany, han reportado que Melania Trump está experimentando una nueva faceta dentro de su posición como Primera Dama de Estados Unidos. La esposa del presidente de los Estados Unidos se ha aventurado dentro del mundo de diseño al ser la autora del logotipo que abandera su iniciativa Be Best, un programa a favor del bienestar de los niños que busca fomentar la soluciones a diferentes problemas a los que se tienen que enfrentar hoy en día, entre los que destaca el acoso en redes sociales y el abuso de drogas.

En este sentido, de acuerdo con la propia Casa Blanca, Melania Trump diseñó el logo ella misma, emblema que tuvo como objetivo generar un logo con la capacidad de ser atractivo para los niños mediante un “diseño con líneas limpias”.

El hecho ha causado todo tipo de menciones y comentarios en redes sociales como Twitter, en donde las criticas no se han hecho esperar. Para algunas personas, el logo es resultado de  un experimento de Melania con diferentes herramientas de Illustrator o Photoshop, mientras que otros han planeado problemas gramaticales con el slogan al proponer otras opciones como “Be the Best” o “Be Better”.

Las opiniones sobre lo bueno  la malo que tiene este logo en términos técnicos pueden ser muchas; no obstante, lo que si es pieza de interés es el juego publicitario que hay detrás del concepto de dicho emblema.

Para nadie es un secreto que para cualquier marca iniciativa el logo se ubica como un elemento que tiene como objetivo comunicar los valores, misión e identidad de la misma.

En tiempos como el actual, dichos emblemas ganan mayor relevancia si consideramos que las audiencias han adoptado un lenguaje cada vez más visual.

 De acuerdo con Visible Logic Inc., esta imagen puede generar en el consumidor un vínculo y hacer trascender a la firma, casos muy famosos son los de Apple, Nike, Mercedes-Benz o Playboy, donde su logo es tan identificable como el nombre de las compañías.

Hubspot indica que 37 por ciento de mercadólogos aprueban el implemento visual como forma de mejorar sus negocios, toda vez que, de acuerdo con diversos estudios, el 80 por ciento de lo que procesamos en la primera visualización es la información que transmite a través de la imagen y el color.

Sin embargo, en este caso, el logotipo no funciona de esta manera. El valor de este emblema más que en su diseño, radica en su origen. El logo así como su autora, son meros instrumentos publicitarios que consiguen atraer las miradas de todo tipo de público, gracias a la polémica, hecho que de más de una forma resta valor a la importancia que tiene el diseño en estas suertes.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299