CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Media People: Gabriela Warkentin

Para la co-conductora de Así las cosas, el tema general de las fake news es solo la antesala a una pregunta más importante para los medios.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

CARRERA: Licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana

PUESTO: Conductora en W Radio

TWITTER: @warkentin

¿Cómo empezó tu carrera como comunicadora?

Gabriela Warkentin: Llevo muchos años en esto. Prácticamente desde que estaba en la carrera de comunicación empecé a trabajar en medios por ahí de finales de los años 80. Y de ahí se fueron dando muchas cosas, hasta el momento que vivo ahora. He trabajado en radio, televisión, prensa escrita, temas digitales.

¿Cómo  es el fenómeno de la desinformación y las noticias falsas en México?

GW: No es un tema especial de México, es algo que está pasando en todo el mundo y es importante que lo entendamos así. Vivimos una nueva dinámica informativa donde impera la inmediatez, la rapidez. Eso permite que la información falsa hecha para provocar reacciones circule de forma mucho más rápida. Obvio que hay elementos únicos que tienen que ver con las temáticas locales y el consumo mediático, pero no somos tan diferentes al resto del mundo, la verdad.

¿Cuál es el estado de confianza hacia los medios impresos en México?

GW: No tengo ni la más remota idea. Pero tampoco creo que sea tan importante saber si se confía o no, sino cuál es el consumo de la gente. Creo que de pronto queremos establecer ciertas métricas que no tienen que ver con la relación cotidiana de la gente con sus medios informativos.

¿Qué rol tienen los medios cuando las noticias falsas se viralizan más rápido que las reales?

GW: Las noticias falsas han existido toda la vida. ¿Cual es la diferencia hoy? Que se propagan más rápido y tienen mayor alcance. Ahora, ¿cuál es el papel de los medios? Depende de cuáles. Si alguien quiere informarse, ir más allá del chisme, hay quienes hacen un trabajo importante de verificadores de contenido. Pero creo que la pregunta no va por ahí, sino por hallar un modelo de negocio que, a quienes hacen periodismo de investigación e información cualitativamente más valiosa para la toma de decisión de los ciudadanos, les permita existir. Debemos quitarle esta paranoia a la noticia falsa y entender el consumo informativo. También  necesitamos una pedagogía pública más directa para que la gente entienda que puede contrastar la información con otras fuentes. Pero es una tarea a la que le debemos entrar todos y dejar de echarle la culpa a las redes sociales. Es un asunto colectivo donde se debe implicar a medios, universidades, el estado. Pero no podemos estar preguntando, ¿de quién es la responsabilidad?


No podemos culpar al consumo y las noticias falsas por nuestro desempeño. Debemos entender qué es lo que quiere la gente y dónde estamos parados. Pensemos en el presente, no en el futuro.


¿Cuál es el futuro que le ves al periodismo en México en este panorama post-verdad?

GW: Esta pregunta nos la hemos hecho durante los últimos 100 años. No vamos a resolver el reto del consumo informativo si no reconocemos que lo más importante es que cualquier medio tenga un modelo de negocio que, en un escenario de consumo fragmentado y un ecosistema informativo liquido, le permita sostenerse. Olvídate del futuro, ahora los medios debemos ver qué y cómo consume el público, dónde nos vemos y la responsabilidad de crear negocios funcionales. La pregunta es si las noticias que estamos produciendo tienen validez para la gente y si hay un modelo de negocio para esa información. No si la gente consume fake news. Si pensamos en un futuro medio hipotético y utópico, solo estamos lamiéndonos anticipadamente las heridas para poder decir que la gente no quiere consumirnos y que toda la culpa es de la audiencia. No, la culpa nunca es de la audiencia. De verdad hay que dejar de alucinarnos con el futuro. Necesitamos hablar desde el presente.

Otros artículos exclusivos para suscriptores