Marketing político: la imagen de El Mijis frente a la del político tradicional

Una vez transcurrida la reciente elección federal de México, han sido muchas las sorpresas con las que el electorado y la opinión pública se han encontrado y una de ellas es el truinfo del candidato a diputado Pedro César Carrizales Becerra, apodado “El Mijis”, hecho que hace pensar en una efectiva y poco convencional estrategia de marketing político.

Este personaje, que ha obtenido la mayoría de votos para convertirse en legislador del Distrito local VIII de San Luis Potosí, se ha convertido en el centro de la conversación en redes sociales por poseer una imagen y apariencia distintas a la que la gente suele tener de los políticos tradicionales.

Viste camisetas cortas, luce diferentes tatuajes, una barba y bigotes más bien desaliñados, parte de su campaña electoral se proyectó en muros, pero bajo la técnica de grafiti y utiliza un lenguaje más acorde con las juventudes urbanas del interior de la República Mexicana, aspectos que los estrategas de marketing político no suelen aplicar comúnmente.


Con esta imagen, el candidato de Morena logró vencer a  su contendiente más cercana, la candidata del PRD, Patricia Aradillas. Pero parte del éxito de la estrategia de marketing político de “El Mijis” seguramente va más allá de su aspecto físico.

Y es que, en los hechos, Pedro César Carrizales sí está integrado al sector popular que representa: es dirigente del “Movimiento Popular Juvenil” que reúne a más 240 pandillas urbanas de su estado y que busca retirar a los jóvenes de las drogas y reintegrarlos a una sociedad productiva y sana.

A pesar de algunas reacciones discriminatorias hacia su persona y su movimiento, las cuales se han manifestado en las redes sociales, la estrategia de Carrizales Becerra ha resultado más bien exitosa y ha generado reacciones positivas de diferentes sectores, como el religioso, como lo indica un reporte del diario digital El Heraldo de México, que consigna que la Arquidiócesis de San Luis Potosí pidió “respeto y consideración para el futuro legislador”.

El marketing político, entendido como el conjunto de teorías, prácticas, métodos y técnicas de las que se valen los institutos políticos para comprender a su mercado electoral, puede ser la clave del éxito de El Mijis, sobre todo si te toma en cuenta que en esta elección nacional la constante del electorado ha sido la búsqueda del cambio, el cual que se traduce en el alejamiento de la imagen tradicional del político que viste traje, asume una actitud sobria y se desarrolla desde algún espacio cerrado y alejado de los sitios en los que la mayoría de los personas se desenvuelven.

A continuación se muestran algunas de las reacciones que ha generado la victoria de El Mijis a través de Twitter: