• En México, dos de cada tres PyMEs con menos de dos años de antigüedad percibe ingresos anuales de 42 mil pesos promedio

  • Para los negocios con más de cinco años, la cifra aumenta y se estanca en 500 mil pesos para el 44 por ciento de los casos

  • A finales de 2018, el gasto global en marketing digital se acercaba a los 100 mil millones de dólares

En cifras oficiales, hay unas 209 mil 760 millones de Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) en México. Con los microemprendimientos, otorgan tres de cada cuatro empleos en el país. Sin embargo, para muchos de estos negocios los esfuerzos de marketing parecen un desafío fuera de su alcance. Brafton apunta que la inversión promedio para estos proyectos es de 11 por ciento de los ingresos. Para estas organizaciones, significa solo entre cuatro mil y 55 mil pesos anuales.

Comparado con la inversión multimillonaria de las empresas más grandes, el monto que pueden permitirse las PyMEs parece ridículamente minúsculo. Sin embargo, no es necesario que estas compañías inviertan miles de millones de dólares anuales para obtener buenos resultados. De hecho, existen proyectos y estrategias digitales de bajo costo que pueden aprovechar estos negocios para impulsar la venta de sus productos y servicios.

Mezclar contenido generado por PyMEs e influencer marketing

El content marketing no solo es efectivo para crear mensajes e historias atractivas. En sus primeras etapas, además, puede ser relativamente barato de producir. Las PyMEs pueden crear artículos de blog donde mencionen la tarea y actividades de líderes de opinión relevantes para su mercado. Entonces, solo es cuestión de compartir la pieza con el influencer en redes sociales o email.

Si la pieza de las PyMEs es de calidad, probablemente los influencers la compartirán con su audiencia. Eso significa que los negocios pueden recibir una buena cantidad de tráfico a su página web. No solo  obtendrán visibilidad de marca de forma prácticamente gratuita. Con una buena estrategia de publicidad in-site, se puede transformar a estos visitantes en clientes.

Crear programas de lealtad

De acuerdo con el Harvard Business Review, cuesta entre cinco y 25 veces más conseguir un nuevo cliente que mantener a los existentes. Y una de las formas más útiles de conservar compradores es mediante estos proyectos. Con estas iniciativas, las PyMEs no solo demuestran al público interés. Además, los incitan a hacer negocio con su empresa de una forma más continuada y persistente.

Las PyMEs incluso pueden migrar esta estrategia al entorno digital con un programa élite online. Es decir, las compañías podrían ofrecer descuentos y promociones sencillas con cupones físicos. Pero las personas deben registrarse en línea para acceder a todavía más recompensas.  Así, se les puede agregar a una base de datos y atraerlos con estrategias publicitarias in-site.

Ser autor invitado en medios y blogs

No hay nada como el networking para las PyMEs. Los dueños de estos negocios pueden buscar las publicaciones más populares en su industria y solicitar una pieza colaborativa. De esta forma, no solo se van construyendo relaciones de negocio y una reputación de marca personal. Además, la historia de la compañía puede tener una difusión más significativa de la que tendría de otra forma.

Para aprovechar al máximo esta estrategia, estos contenidos deberían hacer una referencia sutil a los productos o servicios de las PyMEs. Si el dueño del blog o medio permite poner algunos enlaces externos en el contenido, hay que usarlos estratégicamente. En lugar de llevar directo a una página de venta, es mejor redirigir al sitio principal o algún contenido propio interesante.