El empaque es uno de los elementos más importantes para generar conexiones relevante con los públicos meta. Se trata de uno de los primeros acercamientos con los públicos meta, por lo que utilizar componentes que resulten familiares puede ser una buena estrategia. La marca de jugos True Fruits lo sabe y ha implementado esta premisa a un grado tal que optó por replicar el singular  packaging de Marlboro para comercializar sus productos.

La decisión de la empresa alemana de batidos embotellados se caracteriza por entregar a sus consumidores una experiencia que vaya más allá de los beneficios refrescantes y nutritivos de sus productos, con lo que cuenta con diversas ediciones especiales en las que el empaque es el protagonista.

La idea no es nada errada si consideramos que de acuerdo con un estudio realizado por C Space, el 39 por ciento de los consumidores confía en una marca gracias a la presentación o empaque que caracterizan sus productos, por lo que cumplir con sus expectativas puede motivar una decisión de compra.

De igual manera, las conclusiones del Estudio Packaging 2017 del Departamento de Investigación de Merca2.0, indica que más del 69 por ciento de los consumidores están dispuestos a pagar más por un producto que tenga un buen packaging.

Su última estrategia en la materia se materializa en dos botellas que emulan los rasgos característicos del empaque de la marca de cigarrillos de Philip Morris, Marlboro. El esfuerzo es interesante si consideramos que propuesta de True Fruits apuesta por estilos de vida sano; no obstante, la marca se caracteriza por un estilo de comunicación irreverente y en doble sentido (con connotaciones sexuales) que logra ser un efectivo diferenciador.

La “copia” del emblemático empaque de cigarrillos responde a una edición especial en los que los smoothies “Yellow” -sabor plátano y maracuya- de la firma se encuentran envasados en botellas con un recubrimiento de plástico negro que, al ser retirado, muestra la referencia a las dos variantes de Marlboro.

La palabra Maracuja se ha remplazado por el logotipo de la marca de cigarros y es acompañado por advertencias similares a las que aparecen en las cajetillas de tabaco como “El consumo excesivo no da igual”, “Los bebedores de ‘smoothies’ también mueren”, “La botella del día después” o “Las bananas enteras pueden atascarse en la garganta”.

Aunque aún no se aclara si esto es parte de alguna colaboración con la filial de Philip Morris, lo cierto es que la apuesta resulta interesante toda vez que busca llegar a un nuevo público utilizando un elemento visual altamente reconocible en uno de los elementos de contacto más importantes con el consumidor, el empaque.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299