Luchan contra el aborto con una campaña que… parece fomentar la violación

“Concebida en violación, amo mi vida”, “Madre de dos angelitos, uno por violación”. Esta campaña antiabortista genera una extraña sensación que parece que no es la buscada por los creativos.

Imagen: Twitter de José Antonio Kast
Imagen: Twitter de José Antonio Kast

Las premisas de los slogan y de las frases de campañas publicitarias es que sean breves, que impacten y que generen interés entre los receptores. Pero lo principal es que sean claras, que no confundan y, mucho menos, que denoten o connoten sensaciones opuestas.

Algo de todo esto sucede con esta campaña de “Save the 1”, una fundación de los Estados Unidos que lucha contra el aborto.

La ONG salió a la luz esta semana en Chile porque su máxima referente, Rebecca Kiessling, estuvo en ese país para presionar a las autoridades actuales y futuras contra la reciente ley que legalizó el aborto en determinadas circunstancias.

Kiessling estuvo reunida con el candidato presidencial de la extrema derecha José Antonio Kast para solicitarle que derogue la ley si es que es electo presidente. En ese marco, se viralizaron fotos con carteles que decían “Concebida en violación, amo mi vida” y “Madre de dos angelitos, uno por violación”.

En el primer caso, el texto del cartel se refiere a Kiessling, que nació producto de una violación. En el segundo caso, el texto estaba en manos de Diana Contreras, una chilena que fue violada a los 15 años y tuvo un hijo que nació de ese crimen.

De acuerdo a La Nación, Kast dijo respecto de la reunión que “ambas mujeres han sentido la misión de salvar muchas vidas en todo el mundo defendiendo esta causa”. “El testimonio de vida de mujeres fuertes como Rebecca y Diana, debieran ser escuchadas por los legisladores y por el gobierno y por las personas que promueven la ley de aborto. Me comprometo que de llegar a ser presidente, voy a derogar la ley de aborto recientemente aprobada”, dijo el candidato.

Hay que recordar que Chile aprobó la legalización del aborto en tres causales: en caso de que la madre esté en peligro, si un feto es inviable o cuando el embarazo es resultado de una violación.

En las redes

El problema es que los mensajes de los carteles no parecen haber dejado bien en claro el tema. En las redes, muchos internautas lo hicieron notar.