Lidiar con malos clientes y no morir en el intento

Es mentira aquella frase que dice “el cliente siempre tiene la razón”, brindar un servicio profesional tiene entre sus labores persuadir a los clientes si las estrategias pueden llevar a la compañía al fracaso total. Aprender a comunicarse con ellos de forma correcta quiere decir que has encontrado el secreto para explicarle a las personas que el cliente no siempre tiene la razón.

Uno de los factores que provocan más infelicidad entre los empleados de las agencias es lidiar con malos clientes, puede ser cierto que ellos son la razón de tener éxito de algunas empresas pero hacer entrar en razón a una persona en el sentido laboral es más complicado de lo que parece, pues muchos no cuentan con la apertura hacia nuevos horizontes creativos.

Hay actitudes que debes tomar en cuenta y que te ayudarán a tener más paciencia y sabiduría en el camino, pero debes aprender a detectar los elementos clave para diferenciar a los buenos y malos clientes. Por ejemplo, un buen cliente siempre va a confiar en tu experiencia y respeta tus opiniones, independientemente que te pida cambios; el mal cliente te menosprecia, destruye y te trata como una empresa cualquiera.

El 60 por ciento de los empresarios iniciaron su carrera siendo vendedores y evolucionaron a un perfil de alto nivel para dejar de vender y empezar a solucionarle problemas a los clientes, para logarlo tuvieron que ser más estrictos y forjarse un carácter, pues de lo contrario podrían terminar totalmente confundidos y el cliente totalmente decepcionado de no encontrar lo que realmente buscaba, pues no supimos interpretarlo.

En conclusión tal vez el cliente no siempre tenga la razón, pero sigue y seguirá siendo nuestro principal consumidor, haz todo lo que este en tus manos para que la situación no se salga de control, enfócate en sus necesidades y su posición, con paciencia y tolerancia llegarán a un gran acuerdo.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299