Los pasos que las marcas deben seguir para mejorar el engagement desde sus apps

Las experiencias de los usuarios son cruciales para el éxito de una aplicación, por lo que un mal diseño puede alejar a grupos de consumidores. Lo idóneo es ofrecer más funciones, sin caer en una aplicación con funciones complicadas.

De acuerdo con YEC, hay diseños que enganchan a consumidores con una marca, y enlistó los tipos de diseño que con diseño en las apps.

Desarrollar interfaces conversacionales. Las interfaces de este tipo no reemplazarán a las táctiles más tradicionales, pero para algunos tipos de aplicaciones, el enfoque conversacional es “más natural”, ya que son una gran manera de integrar su aplicación con las plataformas que ya conocen los usuarios, como Slack, Facebook Messenger y WeChat.

Mejorar las opciones de personalización. Una interfaz personalizada debe de tener un historial de compras, tener un perfil de usuario, ya que podrá mejorar el interés y la facilidad de uso. Un ejemplo fácil es el tamaño de la fuente, ya que algunos consumidores pueden ser personas adultas y no precisamente jóvenes.

Prestar atención a pequeños “toques”. Detalles que pueden causar impactos reales y únicos tanto en su experiencia de usuario como en su marca. La forma en que un ícono se anima cuando el usuario hace tapping es una oportunidad para mostrar la personalidad de la aplicación, ya que si a un usuario le gusta la app tendrá una impresión positiva por mucho tiempo.

La regla 80/20. Las aplicaciones para móviles tienen menos propiedades de pantalla y los usuarios móviles tienen intervalos de atención muy cortos, por lo que la marca debe encontrar el 20 por ciento de su mensaje y las capacidades que proporcionan el 80 por ciento de su eficacia, que después se podrá incluir en la app.

Centrarse en las integraciones. Es casi imposible que una aplicación haga todo lo que un usuario necesita. Es por eso que la integración con servicios complementarios sea fundamental para cualquier app que se esfuerza por el engagement y lealtad del usuario. Lo ideal es comenzar por identificar e integrar servicios complementarios que le permitan a sus usuarios hacer más, ya que el objetivo será proporcionar una experiencia “perfecta” desde el principio hasta el final.

Buscar minimalismo. Hay aplicaciones que cuentan con decenas de características, sin embargo, entre más tengan más difícil se convierte en navegar por la aplicación y encontrar lo que estás buscando. Cualquiera que sea la aplicación, debe ser fácil de entender, ya que todas las características agregadas deben ser escondidas bajo categorías apropiadas, donde los usuarios pueden encontrarlas fácilmente.

Utilizar la tipografía correcta. La tipografía puede hacer la diferencia entre una gran experiencia de consumidor y una mala experiencia, por lo que el texto de la app no debe ser demasiado largo o demasiado pequeño, y no se debe utilizar el texto bajo contraste, y eso volverá a la aplicación más accesible.