x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Los millennials como estrategia política, así lucen en esta campaña

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La participación de los votantes millennials será determinante en la elección de este año en EU, pues 47 por ciento de ellos se dijo dispuesto a votar, según el Harvard Institute of Politics.

La mercadotecnia política está volteando a ver a los votantes millennials en un giro muy interesante, sobre todo en Estados Unidos, donde su participación será determinante en la elección de este año, pues 47 por ciento de ellos se dijo dispuesto a votar, según el Harvard Institute of Politics.

Como parte de este fenómeno la organización Priorities USA lanzó una campaña (con una inversión de 600 mil dólares, según reportes de medios) en la que colaboran con las organizaciones NARAL Pro Choice America y Emily’s List para recurrir a estrategias creativas como el uso de dispositivos móviles (con los que se demuestra la tendencia mobile del mercado), para recurrir a una estrategia de mercadotecnia política en la que se toma ventaja de las declaraciones polémicas realizadas por el candidato republicano, Donald Trump, estrategia que siempre ha funcionado en mercadotecnia política.

Una de las estrategias de mercadotecnia política que ha motivado la participación de los consumidores millennials son las redes sociales donde la comunicación es cada vez más intensa de parte de las entidades políticas, aunque a través de ella no se define un cambio significativo en la identidad con la que cuentan los votantes.

La última afirmación se hace con base en los resultados del estudio dirigido por Rantic encontró que más del 80 por ciento en promedio no cambia su opinión política con base en contenido publicado en esta red social.

Cifras encontradas en el estudio apuntaron que el 94 por ciento de los republicanos, 92 por ciento de los demócratas y 85 por ciento de los independientes no cambiaban su opinión con publicaciones hechas en Facebook.

El dato llama la atención porque nos habla de que las redes sociales se convierten en plataformas de conversación donde votantes como los millennials encuentran una forma de comunicar sus preocupaciones sociales a través de estos canales donde concentran la mayor parte de su comunicación, según el American Press Institute.

La organización descubrió que el 69 por ciento de los millennials consume noticias a través de redes sociales, tal como lo explica The 2016 Millennial Impact Report, estudio conducido por Achieve, aunado a que la concentración de comunicación puede aumentar en época electoral.

Lo anterior se afirma con datos del mismo estudio en el que se advierte que un 84 por ciento de los millennials hombres está dispuesto a votar, mientras que de las mujeres de esta generación, un 79 por ciento lo hará.

Aunado a esto, datos del Harvard Institute of Politics encontró que el 83 por ciento de los millennials usa Facebook, mientras que un 39 por ciento de ellos recurre a Twitter.

La preferencia de los millennials por Facebook es importante sobre todo cuando el estudio “A 61-Million-Person Experiment in Social Influence and Political Mobilization” conducido por Nature, reveló que los mensajes publicados en esta plataforma de red social influenciaban las expresiones políticas y el comportamiento electoral, en contraste con los afirmado por el estudio de Rantic.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Disney está cambiando el juego del cine

Títulos que son una fuerte inversión, sin cuyo estreno los principales ingresos están detenidos, pero cuyo estreno implica un riesgo enorme ante el escenario actual y los cambios inesperados que pueden suceder de un momento a otro a causa de un rebrote.