CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Los hábitos que surgieron en los estudiantes durante Covid-19

Aquellos que lograron continuar con su educación superior durante Covid-19, tuvieron que adoptar nuevos hábitos para adaptarse a la educación a distancia. La Salle México y Escuela Bancaria y Comercial (EBC), nos cuentan las tendencias que vieron en su comunidad.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • El confinamiento ha generado cambios y disrupciones en la educación mundial.

  • En el caso de los universitarios en México, 300.000 de ellos, abandonaron sus estudios entre abril y agosto de 2020.

  • Sin embargo, hay una disparidad entre la educación universitaria pública y privada en cuanto acceso a internet y dispositivos.

  • En este artículo se exponen los principales hábitos de los estudiantes de universidades privadas durante Covid-19.

 

El Fondo de las Naciones para la Infancia (Unicef) calculó que para septiembre de 2021, los estudiantes de todo el mundo han perdido 1,8 billones de horas de aprendizaje presencial desde el inicio de la pandemia de Covid-19 y los cierres intermitentes, y la cifra sigue aumentando. Como consecuencia, muchos jóvenes de escuelas medias y superiores se han visto privados de la educación que ofrecen las instituciones y los que han seguido dentro de la educación en línea, de universidades privadas, específicamente, se han enfrentado a nuevos hábitos dentro de sus hogares para adaptarse a las nuevas modalidades de estudio.

 

Un panorama global de la educación a distancia

El confinamiento ha venido generando cambios y disrupciones en amplios sectores de la actividad humana. La educación ha sido de los segmentos más afectados y claro, la modalidad de la educación a distancia, sustentada en el soporte digital, vino a ofrecer soluciones de emergencia a la crisis.

La Unesco señala que alrededor de casi 200 países decretaron el cierre total o parcial de los centros educativos y cerca de 1600 millones de niños, adolescentes y jóvenes se han visto afectados a nivel mundial por la circunstancia, es decir, el 91 por ciento. Asimismo, 60 millones de docentes se tuvieron que enfrentar a un cambio radical para el cual no muchos estaban preparados.

Las clases emitidas en directo por internet, radio y televisión, han ido creciendo exponencialmente para atender las necesidades educativas de todos los niveles del sistema. Según Research and Makers, se tiene una previsión de que el mercado mundial de la educación en línea llegue a una inversión global de 350.000 millones de dólares en 2025.

Sin embargo, la situación de la educación en línea depende de los ingresos de los países. En ese sentido, datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) revelan que, en tiempos de confinamiento, en los países desarrollados la educación a distancia digital cubría entre el 80 por ciento y el 85 por ciento de la población estudiantil, mientras que, en los países de bajos ingresos, la cobertura de sistemas de educación virtual no llegaría al 50 por ciento.

La urgencia por aplicar una enseñanza online, se vio sesgada por la brecha digital que existe a nivel mundial y porque se presentaron inconvenientes en las prácticas educativas remotas, dice García Aretio Lorenzo en su documento “Covid-19 y educación a distancia digital: preconfinamiento, confinamiento y posconfinamiento”.

Entre los inconvenientes se encuentran: dificultad de llegar a los alumnos que no cuentan con conectividad o con dispositivos apropiados, saturación de las redes, deserciones o desánimos en estudiantes que muestran escasa concentración, escasez de sistemas de apoyo y tutoría al estudiante, faltas de apoyos técnicos al profesar.

 

El panorama en México

Datos de Statista señalan que la educación a distancia ha formado a ser parte del día a día de alrededor de 30 millones de alumnos mexicanos desde el inicio de la pandemia por Covid-19. Estimó que 2,5 millones de estudiantes de preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, abandonaron la escuela como resultado de la pandemia.

En el caso de los universitarios, que son la población de la que tenemos testimonios de sus cambios de hábitos, la situación es similar. De acuerdo con un sondeo realizado en junio de 2020, solo el 20 por ciento de los estudiantes de escuelas publicas poseía una computadora o tablet en el hogar, mientras que en instituciones privadas esta proporción superaba el 50 por ciento. En cuanto a internet, el 72 por ciento de los estudiantes contaban con él,  y en escuelas públicas solo el 94 por ciento.

Recalco la diferencia entre escuelas públicas y privadas, porque la siguiente información es proporcionada únicamente por escuelas privadas. En ese sentido, es importante aclarar para evitar sesgos.

 

Hábitos que surgieron en los estudiantes en universidades privadas

Para los estudiantes también fue un gran reto enfrentarse a la educación a distancia, por lo cual tuvieron que adaptar nuevos hábitos en sus formas de estudio. Para Eva Pantoja, Coordinadora de Vinculación en la Universidad La Salle México:

“Los estudiantes tuvieron que reforzar sus hábitos de estudio y desarrollar más su autonomía, al pasar de presencial a distancia, de forma inmediata; la gran mayoría con la mejor disposición por cumplir sus compromisos académicos. La Salle México implementó diversas acciones y programas de acompañamiento y apoyo, no sólo académico, sino integral, para mantener salud física, mental, emocional y espiritual”, comenta en entrevista exclusiva con Merca 2.0.

Eva Pantoja, Coordinadora de Vinculación en la Universidad La Salle México

En cambio, para Juan Manuel Ramírez, Director de la escuela de graduados en la Escuela Bancaria y Comercial (EBC), la organización, la limitación del uso de las redes sociales (disciplina), la creación de un entorno adecuado para el estudio, la investigación y el empoderamiento de los alumnos en espacios virtuales, fueron los nuevos principales hábitos que vio en su comunidad estudiantil.

Respecto al tiempo, Ramírez cree que el estudio en casa es más intenso, porque había que complementar lo que no se tenía en el aula presencialmente:

Esas actividades adicionales, ese esfuerzo extra para poder demostrar las competencias de aprendizaje llevó a que la comunidad estudiantes tuvieran qué desarrollar la capacidad de organizarse mejor qué hacer más con el tiempo que tenían”.

Juan Manuel Ramírez, Director de la escuela de graduados en la Escuela Bancaria y Comercial (EBC)

El Covid-19 golpeó fuertemente a la educación, alumnos y profesores. En este artículo es claro que existen grandes sesgos para acceder a la educación en línea tanto a nivel mundial y nacional. Tan solo en México, más de 300.000 alumnos de educación superior abandonaron sus estudios entre abril y agosto de 2020. También se vislumbra que hay una disparidad entre la educación publica y privada en cuanto acceso a internet y dispositivos.

Para aquellos afortunados que lograron continuar con su educación superior fue todo un reto adaptarse a la educación a distancia, por lo que tuvieron que adaptar nuevos hábitos. Desde la perspectiva de las universidades La Salle México y la Escuela Bancaria y Comercial (EBC), los nuevos hábitos que pudieron observar en su comunidad de estudiantes fueron: reforzar estudio, mejor disposición a cumplir sus propósitos académicos, organización, limitación del uso de las redes sociales, disciplina y empoderamiento en los espacios digitales.

 

Ver más:

 

Otros artículos exclusivos para suscriptores