Una vez más, el comediante Eugenio Derbez conseguido ser tendencia dentro de la conversación en redes sociales, luego de que en una entrevista con Adela Micha, el actor se dijera molesto por el hecho de que los jóvenes quisieran cobrarle por administrar sus redes sociales. El hecho transcendió luego de que el usuario de Twitter identificado como @ElMister137 respondierá con una carta en la que intenta argumentar el grave error de las declaraciones de Derbez y además de defender el trabajo de un community manager.

Más allá del hecho, este documento dice mucho entre líneas sobre lo que supone trabajar en la era digital, en donde tanto ventajas como desafíos se enfrentan a diversas áreas de oportunidad que se deben cubrir para entregar el valor indicado a actividades como la administración de perfiles sociales que, en más de una ocasión, han demostrado ser cruciales para mejorar las garantías de éxito de cualquier empresa.


Dentro de los primero párrafos de la mencionada carta, una de las anotaciones que saltan a la vista es el reclamo sobre la “sorpresa” del actor por asumir que una persona que gestiona sus redes sociales reclama un pago. El argumento del usuario de Twitter es contundente:

“¿No puedes creer que los que nos “vemos chavos y le sabemos” no merecemos una justa retribución por nuestro trabajo? ¿No puede creer que el trabajo digital es muy demandado y pocas veces bien retribuido? ¿No puedes creer que “los chavos de hoy” necesitamos pagar renta?¿Comprar la despensa? ¿Sobrevivir?”.

La declaración dibuja la realidad de los sueldos de muchos gestores de redes sociales, que poco se entiende al interior de la industria, a pesar de lo relevantes que son ahora las redes sociales para mantener la fortaleza de una marca.

Un vistazo rápido a lo que sucede en las principales bolsas de trabajo puede dar argumento a lo expresado en el documento. Al revisar sitios como OCC, por ejemplo, encontramos que las exigencias para ocupar un puesto como community manager son muchas: experiencia previa, perfecta ortografía, talento en relaciones públicas, experiencia en blogs, en SEO, en buscadores, alto nivel de inglés escrito, conocimiento de Hootsuite y Google Analytics, así como disposición de horario y alta tolerancia a la frustración.

Si bien esto podría ser igual o incluso menor que cualquier otra vacante, es cierto que podría no compensarse con los sueldos que, en promedio, se manejan para estos puestos en la industria.

De acuden con la Guía de Sueldos y Salarios 2018 elaborada por el Departamento de Investigación de Merca2.0, los puestos de community manager y community manager senior se encuentran en la jerarquía de puestos operativos con sueldos que, en el primer caso, se mueven en un mínimo de 6 mil 500 pesos y un promedio de 10 mi 517 pesos, mientras que para el segundo caso los valores se mueven de a 8 mil pesos y 12 mil 985 pesos, respectivamente.

Esto gana relevancia cuando consideramos que los sueldos de un becario -mínimo y promedio- se mueven entre los 5 mil y 6 mil 195 mil pesos, mientras que los de un trainee lo hacen entre los 6 mil 500 y 11 mil pesos.

En la misma línea de las aptitudes y habilidades exigidas a un gestor de redes sociales, la carta que causó furor, afirma que las capacidades de los jóvenes están por encima de las labores que se les asignan día con día.

“Los millennials, esos que dice Adela que queremos todo de inmediato, tenemos licenciatura, maestría y hasta doctorado. Estamos sobrecalificados para los puestos que nos ofrece, pero tomamos casi cualquier cosa porque pos ‘hay que sobrevivir’”.

Aunque puede ser cierto que existe una crisis generalizada de salarios en la mayoría de las industrias, también es cierto que muchos profesionales de la comunicación subestiman la importancia de la preparación continua y constante, situación que tiene impactos negativos en la correcta valorización del quehacer de estos profesionales.

Una investigación firmada por 4A, indica que el 50 por ciento de los trabajadores de las agencias relacionadas con la industria esperaban que sus labores fueran más motivadoras y que retarán sus conocimientos, mientras que el 46 por ciento de los mismos señalan que una de las razones para abandonar su trabajo es el liderazgo insatisfactorio de la empresa.

Sin embargo, datos del Departamento de Investigación de Merca2.0 refieren que sólo el 15.9 por ciento de los egresados de mercadotecnia estudia una maestría, el 5.1 por ciento un posgrado y únicamente el 1.1 por ciento cuenta con estudios de doctorado.

Si bien es cierto que la declaración de Derbez es en muchos sentidos desatinada, también es importante reconocer que este tipo de hechos deberían de servir como motivo para reflexionar sobre el camino que sigue la industria.

El quehacer digital necesita ser reconocido, valorado y remunerado con el mismo rigor que ahora se exige a los profesionales del sector; sin embargo, quienes ejercen estas profesiones no deben olvidar que el primer juez que dicta valor a su actividad son ellos mismos, y esta en sus manos demostrar que el “sobrinity manager” debe desaparecer. Para logarlo la capitación constante es fundamental.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo