La digitalización en un término clave y recurrente dentro de los discursos empresariales en tiempos actuales. Las empresas buscan adaptarse de la manera más rápida y con el mayor nivel de eficiencia a los cambios que la era digital trajo consigo. De esta manera, términos como la “Cuarta Revolución” o “Industria 4.0” ahora forman parte del vocabulario común entre las empresas .

De esta manera, tiene sentido que, según datos entregados por PwC sobre coeficiente digital de las empresas, a nivel global las organizaciones alcanzan un grado de digitalización promedio ubicado en 77.2 puntos dentro de una escala de 100.

Si bien esto podría considerarse un avance importante, la realidad es que cuando la adopción digital se lee por regiones. Por ejemplo, de acuerdo con datos del Centro para la Transformación Digital (gA), revelan que aunque el 75 por ciento de las empresas cuenta con alguna estrategia digital, su nivel promedio para implementarlas de forma efectiva apenas alcanza el 46 por ciento.

En este sentido, resulta vital entender con claridad el significado de los conceptos que surgen alrededor de estos procesos de digitalización, en donde uno que vale la pena retomar es “industria 4.0”, mismo que aunque no es nuevo, durante los últimos años ha ganado especial relevancia.

¿Qué es la industria 4.0?

Se trata de una revolución caracterizada por innovaciones tecnológica que a decir de los especialistas se equipara a la evolución que representó la maquina de vapor.

Esto significa que avances como la inteligencia artificial, el internet de las cosas o Big Data forman parte de un contexto que propone nuevas relaciones entre empresas y consumidores, así como nuevas formas de producir y comercializar.

La industria 4.0 no debe confundirse con la automatización del trabajo; el concepto es más cercano al proceso de conversión del entorno en algo ‘smart’.

El concepto de consumo evoluciona acompañado de nuevas formas e ideas de comunicación, lo que obliga a las marcas y empresas a ajustar sus modelos, filosofía, estructura y formatos a un nuevo proceso de venta.

Cambios a considerar

Con esto en mente, es importante reconocer el nuevo terreno que estos cambios suponen. En consecuencia compartimos una serie de datos que explican el impacto que la industria 4.0 tiene en el sector empresarial:

  • Estimaciones de PwC indicaban que el 70 por ciento de las empresas de todo el mundo esperaba estar en un nivel de digitalización avanzado en 2020, lo que aumentará el peso y relevancia de la industria 4.0 a nivel  global.
  • Según un  reporte de Siemens, los consumidores querrán “productos de alta calidad y personalizados, con un tiempo de producción menor” lo que obligará a las empresas a utilizar la tecnología con mayor estrategia.
  • La fuente anterior indica que durante los próximos 5 o 10 años, México evolucionará de lleno en la industria 4.0, lo que permitirá ahorros en costos de hasta un 30 por ciento para las firmas.
  • Desde Michael Page señalan las ofertas de empleo relacionadas con la industria 4.0 han crecido en mercados como España en un 50 por ciento durante el primer semestre de 2017.