Para muchos emprendedores jóvenes, figuras como Jeff Bezos, CEO de Amazon, se presentan como una fuente de gran inspiración. La razón es evidente. Este personaje construyó de la nada un imperio que ahora lo ubica como el hombre más rico del planeta.

De acuerdo con datos de Forbes, Bezos es el empresario más rico del mundo al tener una fortuna valuado en 112 mil 2000 millones de dólares. De igual manera, hablamos que es dueño de una de las empresas más valiosas del mundo. A principios del año pasado, el estudio Global 500 2018 de la firma Brand Finance, ubicaba a Amazon como la marca más valiosa del mundo luego de la que firma registrará un crecimiento anual de 42 por ciento para alcanzar la suma de 150 mil 800 millones de dólares.

Estos logros no nacieron de la nada y, por extraño que parezca, todo parece indicar que la filosofía que hizo millonario a este empresario nació en una sucursal de McDonald´s.

Lecciones de cadena rápida

En una entrevista publicada por Business Insider, el líder a Amazon afirmó que durante su adolescencia, al trabajar en una franquicia de McDonald’s, aprendió algunas lecciones fundamentales para fincar su éxito, que ahora deberían ser consideradas por los nuevos emprendedores.

La nota cuenta que a los 16 año, Jeff sufrió un accidente con la maquina despachadora de salsa de tomate. El incidente que parecía insignificante, resultó en una gran lección acerca de lo que supone trabajo bajo presión.

En circunstancias en las que el tiempo, el estrés y la presión son jugadores al entregar una experiencia para el consumidor, cualquier trabajo, por pequeño que parezca, puede complicarse y, por tanto, dificultar la entrega final o el flujo de trabajo. Nunca debe subestimarse ninguna labor, cuando la presión entra en juego.

Esto también se relaciona, con la importancia de tener un buen líder que cuide de estos detalles, de la misma forma que busca la manera adecuada de motivar a la plantilla laboral.

“El manager en mi McDonalds era excelente. Trabajaban muchos adolescentes para él, y lograba mantenernos centrados a la vez que nos divertíamos“, explicó Bezos.

Si bien estas lecciones fueron importantes, el verdadero aprendizaje que el ahora exitoso CEO se llevó de su empleo en McDonald’s fue el valor del correcto uso de la tecnología para generar innovación.

Un ejemplo soso resultó ser la clave: “Las patatas fritas se elevan y extraen solas del aceite que, permíteme que te diga, ¡es una innovación tecnológica importante!“, remarcó.

Así, no se trata de tener la mejor tecnología, sino de saber utilizarla para reinventar lo establecido; conseguir este hito es lo que transforma los avances tecnológicos en innovaciones.

Por último, la gran lección que esta experiencia entregó al multimillonario fue no subestimar las fuentes de aprendizaje. Cada proceso de crecimiento laboral, profesional y de emprendimiento ofrece un aprendizaje, el reto es saber leerlo y capitalizarlo para perfeccionar en el futuro.

“Puedes aprender responsabilidad en cualquier trabajo si te lo tomas en serio. Puedes aprender mucho trabajando como adolescente en un McDonalds. Es diferente a lo que aprendes en el colegio. ¡No subestimes el valor de eso!“, concluyó Bezos.

El emprendimiento y sus retos

Convertirse en un emprendedor exitoso es el sueño de muchas personas, lo que ha provocado una tendencia relacionada con la generación de nuevas propuestas empresariales que termina por impulsar la economía local de cualquier mercado. A mayor emprendimiento, mayor avance económico

En el caso de México, por ejemplo, de acuerdo con datos de la Condusef, existen más de 4.1 millones de microempresas, las cuáles aportan 41.8 por ciento del empleo en el país, lo que se hace aún mayor si consideramos que, según un estudio de Global Entrepeneurship Monitor reveló que el 49 por ciento de los mexicanos consideran el emprendimiento como una opción deseable en su carrera.

No obstante, es cierto que en el mercado mexicano los sueños de emprendimiento tienen una esperanza de vida muy corta. Estimaciones del Instituto del Fracaso indica que 75 por ciento de las pequeñas y medianas empresas cierran antes de los dos años de vida.

Los aprendizajes para revertir esta situación pueden venir de las fuentes más inesperadas y escuchar a quienes supieron aprovechar estos conocimiento ocultos siempre será una gran práctica para estar un paso más cerca del éxito.