El Festival Cannes Lions terminó para México con seis Leones, cifra que colocó al país por detrás de naciones como Brasil o Colombia que destacaron por sus creativas campañas publicitarias y ante la oportunidad que se viene en 2019, hablamos con Leopoldo Garza, chairman de WPP, sobre las oportunidades que tienen los creativos de este país, para remontar en las próximas premiaciones a las ideas.

La fórmula WPP

Es innegable que las industrias creativas se encuentran en un momento crucial en la industria publicitaria, por que lo no podemos tener a Leopoldo Garza en frente y no preguntarle, ¿cómo ha logrado WPP salir adelante?

“Siempre hemos creído en las ideas creativas, que tengan como objetivo el producir resultados para nuestros clientes, solucionarles problemas y ser promotores en apoyo a los premios como Cannes o Effies.

A mi me gusta decir que somos “cannefilos”, porque no solo hacemos creatividad para ganar en Cannes, también hemos sido el grupo que más premios Effie ha ganado a nivel mundial. Entonces si está dentro de los objetivos de cada una de nuestras agencias, el poder hacer creatividad sobresaliente, fresca, memorable, que cambie percepciones y genere resultados tangibles para nuestros clientes”.

Las recomendaciones rumbo a 2019

Garza aconseja que se parta desde un concepto muy sencillo rumbo a 2019: “tenemos que creérnosla, que existe un talento creativo y que somos un país multicultural, podemos tener acceso a creativos de otras partes del mundo, pero tenemos necesariamente que ser mucho más atrevidos. Si no hay riesgo y nos salimos de la caja con un sentido estratégico, creo que difícilmente vamos a poder competir contra el mundo creativo”.

Creatividad mexicana

Después de los resultados que México obtuvo en Cannes Lions, es necesario tener una idea del punto desde el que debemos partir, ¿Qué necesita la industria creativa del país para incrementar sus galardones?

“México es un país tradicionalmente creativo, no hay duda, nuestro arte, pinturas, cultura, música, el colorido que tenemos, sin embargo, creo que no hemos podido ser suficientemente atrevidos para proponer ideas más frescas y yo siento que es una autolimitación y está más en la mente de nosotros y de los propios clientes, creo que si podemos demostrar que una idea creativa, fresca, poderosa, memorable, puede hacer cambios positivos, es por donde deberíamos transitar, pero para llegar ahí, tiene que haber atrevimiento y nos falta automotivación, ante presupuestos limitados y otros elementos acotados donde tienes que preguntarte, ‘¿cómo la desechas creativamente, para encontrar una solución y poder decir sí me voy a atrever?’ Es una cuestión individual y no colectiva, tienes que convencerte de ello, hemos dicho no a las limitaciones, arriésguense, vamos a tratar de convencer al cliente, que la haga y la produzca, porque vivimos tiempos de una paradoja tremenda donde los propios clientes, las marcas están sufriendo y muchas de ellas no encuentran muchas salidas”.