Las marcas que apoyan a las deportistas que más ganan

nike
MELBOURNE, AUSTRALIA - JANUARY 30, 2016: Twenty one times Grand Slam champion Serena Williams in action during her final match at Australian Open 2016 at Australian tennis center in Melbourne Park

La relación marcas-deportistas es ya, desde hace varias décadas, parte de la publicidad y mercadotecnia, esto debido a que es una fórmula que le permite a las firmas comerciales contar con embajadores de un muy alto engagement, mientras que para los deportistas es una forma de fortalecer su branding personal.

Actualmente, las atletas son el foco de atención de un gran numero de marcas, no sólo por ser destacadas en ciertas disciplinas o deportes, también por su nivel de influencia y arrastre entre las audiencias.

Su presencia como embajadoras de marcas las ha catapultado a lo más alto de las listas que miden el nivel de ingresos de un atleta. Durante el último año, la tenista estadounidense Serena Williams se encumbró como la deportista mejor pagada.

Según el ranking, la actual subcampeona del Abierto de Australia y Roland-Garros es la deportista con más ingresos entre junio de 2015 y junio de 2016. Williams obtuvo 8.9 millones de dólares por concepto de salario/premios, más 20 millones por patrocinios.

No es sorpresa su actual posición, la tenista también se ha colocado como una figura atractiva para las marcas, actualmente es la segunda deportista -entre atletas activos- más deseada por los patrocinadores, sólo por detrás de LeBron James en EU, según el CelebrityDBI de Repucom. Algunas de las firmas que la tienen como embajadora son JPMorgan Chase, Gatorade, PepsiCo, Beats Electronics, Delta Air Lines, IBM, Mini y Wheels Up, entre otras.

De acuerdo con la lista elaborada por Forbes, la estadounidense desbancó por primera vez en más de diez años a la también tenista rusa María Sharapova, quien obtuvo ganancias por 1.9 millones de dólares por sueldo/premios y 20 millones por conducto de las marcas que la patrocinan.

Para Sharapova no ha sido un año fácil desde que a principios de 2016 fuera suspendida por doping. A la tenista la abandonaron patrocinadores como Tag Heuer y Porsche, sin embargo, otras como Nike y Head se mantienen leales a ella.

En tercer sitio se ubicó la ex judoka olímpica y ex campea de la UFC, Ronda Rousey tras ganar 10 millones de dólares mediante salario/premios y 4 millones a través de patrocinios. Entre las marcas que la tienen como embajadora destacan Reebok, Carl’s Jr., Monster Energy y Buffalo Jeans, entre otras.

En un top ten dominado por tenistas, destaca que se haya ubicado la estadounidense Danica Patrick como la cuarta mejor pagada. La piloto de la NASCAR Sprint Cup Series obtuvo ganancias por 7.9 millones de dólares por sueldos/premios y 6 millones por patrocinios. Las firmas que apestan por la corredora de autos son GoDaddy, Aspen Dental, Nature’s Bakery, Tissot, Chevrolet, entre otras.

El resto de la lista la conforman las tenistas Agnieszka Radwańska (10.2 mdd), Caroline Wozniacki (8 mdd), Garbiñe Muguruza (7.6 mdd), Ana Ivanović (7.4 mdd), Victoria Azarenka (6.6 mdd) y Eugénie Bouchard (6.2 mdd).

Las principales marcas a nivel global mantienen firme la estrategia de entablar relaciones con destacados atletas como sus embajadores en campañas de mercadotecnia y publicidad, esto se debe a que hasta un 82 por ciento de los anuncios protagonizados por estrellas deportivas son más recordados por los espectadores, según un estudio de la agencia de mercadotecnia deportiva Euromericas Sport Marketing.

La presencia de un atleta destacado y con gran carisma le brinda a la marca un mayor alcance pues será más probable que los seguidores/consumidores anhelen comprar o adquirir un producto o servicio que represente su estrella preferida.

Si bien, aún no copien de manera abierta con los ingresos que perciben los atletas masculinos, (Cristiano Ronaldo 88 mdd, Lionel Messi 81.4 mdd y LeBron James 77.2 mdd), el nivel de popularidad, su participación destacada en cada una de sus disciplinas, así como su nivel de empatía con los públicos, es probable que en el corto plazo veamos a una atleta femenina entre los tres mejor pagados.