Las FinTech, el futuro prometedor de las finanzas

El término en inglés, Finance technology (FinTech), se utiliza para denominar a las empresas que ofrecen productos y servicios financieros, que hacen uso de tecnologías de la información y plataformas digitales.

FINTECH
Imagen: Bigstock

Al hacer uso de las tecnologías de la información y plataformas digitales como aplicaciones, sitios web, entre otros, las empresas que utilizan las fintech, prometen que así, sus servicios sean menos costosos y más eficientes que los que ofrecen la banca tradicional.

Actualmente operan más de 200 Fintech en el país, según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), lo que coloca a México como el líder a nivel Latinoamérica, este último dato de acuerdo con Fintech Radar México.

Además, Condusef añade que las empresas financieras operan como intermediarios en transferencias de dinero, préstamos, compras y venta de títulos financieros, así como asesoramiento financiero, y las áreas en las que se desenvuelven son: pagos y remesas, préstamos, gestión de finanzas empresariales y personales, crowdfunding, inversiones, seguros, educación financiera y ahorro, scoring, identidad y fraude, y por úlitmo, trading y mercado. 

Estas herramientas digitales atraen principalmente a personas jóvenes, puesto que la mayoría de ellas, está familiarizada con las tecnologías relacionadas con dispositivos móviles, y generalmente, no hay necesidad de ir a una sucursal para llevar a cabo algún trámite; por lo que son innovadoras y flexibles para dicho público.

Tal ha sido la revolución que han generado las fintech, que actualmente la banca tradicional ha optado por crear plataformas que estén al servicio de sus usuarios, para facilitar la realización de trámites como depósitos, pagos interbancarios (SPEI), transferencias, etc.

Finance and banking concept. Euro coins and us dollar banknote close-up. Abstract image of Financial system with selective focus, toned, double exposure.

En México, el pasado 2 de marzo, la Cámara de Diputados, aprobó la ley para regular las instituciones de tecnología financiera, mejor conocidas como fintech.

Dicha ley, busca establecer en el marco jurídico, lineamientos para las empresas, para que las fintech crezcan sin temor a la inseguridad, y sin caer en ilegalidades o irregularidades financieras; en otras palabras, entre más certidumbre financiera y jurídica, más personas tendrán acceso al uso de estas herramientas digitales.

La reglamentación estará enfocada principalmente en tres tipos de fintech: crowfunding (financiamientos colectivos), fondos de pagos electrónicos, e instituciones administrativas de activos virtuales. Estas regulaciones también ayudarán a que la competencia entre estas nuevas empresas tecnológicas y las instituciones bancarias y financieras tradicionales, sea sana.

Asimismo, las fintech, han sido creadas para pensar en el cliente, esto quiere decir que lejos de aprovecharse del usuario, han encontrado soluciones ante los contratos largos, tarifas altas y términos ocultos de la banca tradicional.

Otro factor importante en el uso de estas tecnologías, es la rapidez con la que opera, lo que para una empresa tradicional puede tardar días, para las fintech, es cuestión de minutos, gracias al uso de Big Data, algoritmos y aprendizaje automático.

No todo es miel sobre hojuelas para las fintech, ya que también deben cumplir con obligaciones respecto a la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, como tener un oficial de cumplimiento y un informe de auditoría anual.

En este sentido, existe un hueco entre la banca tradicional y las fintech, puesto que estas últimas, representan un riesgo para los bancos, ya que no saben con claridad de dónde proviene el dinero.

La falta de acuerdos, llevó a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) a recomendar a los senadores agregar en la iniciativa de Ley Fintech un apartado para garantizarles el acceso a las cuentas, lo que fue añadido en la iniciativa de ley discutida, sin embargo en dicha ley, no se establecen mecanismos ni sanciones para los bancos, y así aminorar los riesgos.

Es necesario recalcar que las fintech, operan como intermediarios, por lo que antes de contratar algún producto o servicio financiero es básico confirmar que la institución este regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y por la Condusef, para realizar reclamaciones de existir un problema o anomalía.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.