¿La robótica es vista por las empresas como algo exclusivo, costoso y adelantado para los objetivos con que muchas de estas firmas cuentan? Responder esta pregunta es un buen ejercicio de reflexión para conocer el estado en el que se encuentra esta tecnología, desde que George Devol creó el primer robot industrial y en una época en que crece la curiosidad por saber qué son los robots colaborativos.

El Eurobarómetro de la Comisión Europea encontró en una encuesta a más de 27 mil personas, que la mayoría de ellos percibía a los robots como una tecnología que requería de manejo muy cuidadoso y dentro de este mismo estudio, el 90 por ciento de quienes dije- ron tener una opinión positiva de esta tecnología, con firmó su intención de comprar uno.

A la percepción sobre los robots tenemos que sumar casos empresariales como el de Universal Robots, una firma nórdica que ha logrado desarrollar la tecnología de robots colaborativos, desde el ensamblado de autos con marcas como Nissan, hasta actividades en laboratorios con grupos como Gentoffe Hospital. Mientras que otras marcas como Robotiq encontraron en el desarrollo de dedos robóticos, cámaras y sensores, una forma de complementar esta nueva tecnología.

Daniel Ramírez, Country Manager de Universal Robots.

“Vivimos un proceso de early adopters, donde estamos seguros que hay mucho más personas que pueden verse beneficiadas, dentro de una etapa de evangelización de la tecnología, donde el reto ha sido enseñarle a la gente, que la robótica está cerca de nosotros”, explica el country manager de Universal Robots, Daniel Ramírez.

Algo que es evidente tras la exposición en estos párrafos, es que hay una percepción positiva sobre el impacto de los robots y la preocupación no es tanto en su costo o lo exclusivo que pueden ser, tal como lo planteamos en un principio, lo que realmente importa al mercado es entender qué potencial pueden aprovechar de esta tecnología y en esa etapa se encuentra la industria de cobots, haciendo promoción.

¿QUÉ HACE UN COBOT?

Hoy sabemos de la presencia de robots en el mercado médico, manufactura e incluso a bordo de cruceros preparando bebidas, sin embargo, los robots colaborativos están presentes en situaciones tan ordinarias como tu experiencia de compra cuando acudes a un centro comercial.

El retail también ha dado muestras de cómo puede funcionar un robot dentro de una experiencia de compra. En servicio al cliente, Simbe Robo- tics presentó a Tally, un robot móvil que hace inventario de los productos en cada uno de sus recorridos por los pasillos de una tienda.

Amazon y Alibaba también han causado sensación por el uso de robots con los que han logrado asistir el talento humano, que labora en las tareas de logística de sus centros de distribución.

Para Roberto Serrano, director general de Armo, una firma de diseño de mobiliario para tiendas, el time to market ha obligado al retail, a recurrir a proveedores que cuentan con robots colaborativos, que logren cumplir con entregas en tiempo récord.

“El time to market es algo que el cliente necesita hoy que todas las tiendas que vemos abrir cada semana, mes, semestre, son puntos de venta que responden a una necesidad de mercado, donde la pirámide poblacional nos habla de gente que empieza a necesitar productos y servicios, por eso la apertura de tantas centros comerciales, donde las marcas están en necesidad de cambiar sus lugares de exhibición y venta de producto lo más rápido posible”, asegura.

¿TECNOLOGÍA EXCLUSIVA?

Hay un interés muy claro de parte de las empresas de robots colaborativos y es la de generar una nueva cultura de adopción tecnológica, en un país donde la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) encendió recientemente las alertas sobre la necesidad de las PyMES, de pasar a un nuevo nivel de profesionalización.

Aquí es donde surge el concepto de las fábricas del futuro, donde los robots colaborativos ya no son tecnología exclusiva de grandes arma- doras, ahora es un desarrollo con la posibilidad de acompañar a una startup, gracias a que el presupuesto promedio para la adquisición de uno de estos desarrollos es de 50 mil dólares, según estimados de Robotiq.

¿Cómo será la fábrica del futuro? Para Sergio Bautista, gerente de la división de Robótica de ABB México, hay una fórmula muy clara para multiplicarlas con simplificación, utilizando a los robots de una manera amigable con el usuario. Colaborando con esta tecnología en más tareas de trabajo conjunto y apoyándonos en todo momento de nuevos desarrollos en digitalización, con simulación 3D y realidad aumentada.

Sergio Bautista, gerente de la división de Robótica de ABB México.

“Los nuevos recursos humanos buscan trabajos más evolutivos, con procesos de alto nivel de e ciencia. Están constantemente actualizándose, tienes que mantener el interés en el trabajo donde se desarrolla tecnología para el mercado, porque ellos llegan a las plantas buscando nuevas formas de hacerlo, es donde vemos mucho potencial”, concluye como uno de los tantos efectos que el nuevo concepto de fábrica tiene.

“Los nuevos recursos humanos buscan trabajos más evolutivos, con procesos de alto nivel de e ciencia. Están constantemente actualizándose, tienes que mantener el interés en el trabajo donde se desarrolla tecnología para el mercado, porque ellos llegan a las plantas buscando nuevas formas de hacerlo, es donde vemos mucho potencial”, refiere como uno de los tantos efectos, que el nuevo concepto de fábrica tiene.

De esta forma, los robots colaborativos no solo responden a necesidades de eficiencia frente al mercado, están formando una nueva cultura en la gestión inteligente de talento, en segmentos donde el uso de la tecnología no es extenso, gracias a que la relación máquina-recurso humano obliga a tener calidad.

“Es una ventaja competitiva y una oportunidad de aprovechar al máximo el talento de la gente, haciendo más eficientes los procesos con seguridad, un mejor control en su ejecución y calidad”, concluye Roberto Serrano.