Las criptomonedas no son un fraude. JP Morgan creó su JPM Coin

Foto: Bigstock

Pasaron del cielo al infierno en sólo un año, no obstante, todo parece augurar que en el futuro las criptomonedas serán una moneda corriente en todo el mundo y la JPM Coin de JP Morgan, uno de los bancos más grandes del mundo, así lo anticipan.

Esto resulta sorprendente, considerando que el CEO de la institución financiera, Jamie Dimon en su momento consideró un fraude este modelo de divisas basadas en cadenas de bloques (blockchain), aunque meses después se haya retractado.

La equivalencia podría ser clave

Ahora, JP Morgan podría convertirse en el primer banco de gran tamaño con base en Estados Unidos en comercializar de manera oficial con una criptomoneda.

De acuerdo con un reporte de la CNBC, la firma de Nueva York dijo que crece y realizó pruebas durante este mese de su criptomoneda, un hecho que podría revolucionar el mundo financiero y bancario.

Se trata del JPM Coin, una moneda digital que, al igual que la mayoría de su tipo está basada en tecnología blockchain y su objetivo sería permitir a los usuarios realizar pagos y transferencia de fondos de manera instantánea sin importar la institución bancaria.

La clave para que esta criptomoneda podría estar en su valor, es decir, de acuerdo con la información publicada un JPM Coin vale 1 dólar estadounidense, esto permitiría facilitar la conversión y agilizar las transacciones, algo que no sucede con otras monedas digitales que se tienen que convertir en UMAs o su equivalente en otros países.

De hecho, para JP Morgan podría encontrar una herramienta funcional que aplique en otros mercados pues, según el banco, las JPM Coins podría expandirse a otras monedas importantes a nivel mundial.

¿Una contradicción o busca acotar las áreas de aplicación?

Aunque aún es un prototipo, el JPM Coin es una muestra clara de que el banco estadounidense está analizando las aplicaciones de negocio que tienen las criptomonedas.

Sin embargo, no deja de ser contradictorio, pues en su momento, su CEO calificó al Bitcoin, la mayor criptomoneda, como un “fraude” y, pese a que se retractó en su momento argumentando que reconocen su “potencial”, lo cierto es que en la generalidad han buscado demeritoria.

Ejemplo de ello es el reporte que difundieron el mes pasado -citado por la CNBC- en el que señalan que “es poco probable que el blockchain reinvente el sistema de pagos global, pero en puede proporcionar mejoras marginales a cieras partes del proceso”.

La intención con todo esto podría estar encaminado a una regulación, de hecho destacan que parte importante del JPM Coin es está respaldado por el “sólido balance general” del banco, es decir, no sólo por infraestructura informática, seguridad cibernética, sino porque hay una marca institucional detrás.

Un duro revés para las criptomonedas

Sí, JP Morgan también está trabajando en una, ¿entonces por qué es malo para ellas? Pues por su propia volatilidad. Pese a ser un modelo sumamente seguro y ‘justo’, este tipo de monedas virtuales han estado marcadas por una constante variación de su valor.

Por ejemplo, el Bitcoin pasó de valer menos de mil dólares por unidad en enero de 2017, hasta más de los 20 mil dólares en septiembre de ese año, pero su valor decreció más de 70 por ciento en 2018, hoy vale alrededor de 3 mil dólares, un panorama similar sucede on otras criptomonedas.

Sabemos que los blockchain es un modelo tecnológico que consiste en bases de datos formada por cadenas de bloques diseñados para para facilitar la recuperación y verificación de la información.

Y que pese al escenario que han enfrentado, está claro que su modelo de negocio y tecnológico ha atraído a mucho, es un gran listado de marcas las que se han intentado sumar, hasta ahora les ha costado trabajo pero implementar una con el respaldo de una infraestructura monstruosa como la de JP Morgan podría facilitar esta transición.