“Lánzate por unos tacos”. La campaña de Taquearte que se burla de los Niños Héroes

Tras la acción de Taquearte, recordamos que las campañas publicitarias deben de tomar en cuenta en todo momento, el contexto en el que se ejecutan, para garantizar el éxito de los mensajes.

El correcto y exitoso desempeño de una campaña publicitaria depende en gran medida del contexto en el que se ejecuta.

Pensemos en la posibilidad que marcas como Adidas encontraron durante el cierre de los Juegos Olímpicos de Londres 2012:

A este tipo de campañas en que el timing se convierte en la estrategia ganadora para que tengan éxito entre audiencias y consumidores, las marcas han encontrado en el contexto social, un elemento clave que determina el éxito de estas campañas.

Pensemos en lo que ocurre con Taquearte, una cadena que parece haberse burlado de un episodio histórico en México.

Se trata de los Niños Héroes, tal como fueron llamados 6 cadetes que murieron durante la batalla de Chapultepec ocurrida en 1847, donde un mito muy conocido es el que narra el supuesto suicidio de Juan Escutia, envuelto en la bandera de México tras lanzarse desde lo alto del Colegio Militar.

Con este episodio de contexto, Taquearte ejecutó una pieza en anuncios espectaculares donde muestra a seis taqueros con el mensaje “lánzate por unos tacos”.

El hecho fue tomado como burla por algunos usuarios, aunque otros han descubierto la pieza como un interesante y creativo anuncio.

Así luce la campaña creada por la agencia Spoleta:

Estas son las reacciones en Twitter ante la pieza:

El crecimiento de las marcas a través de sus discursos publicitarios que se identifican en mayor proporción con audiencias y mediante canales cada vez más personalizados a las preferencias de consumo de los nichos de mercado, han encontrado en las redes sociales, un aliado estratégico con el que han logrado fortalecer una industria ganadora.

Para entender este segmento, las marcas están resueltas a narrar de mejor forma los datos, como una apuesta con la que pretenden ajustar cada vez más sus estrategias, determinadas a comunicar con audiencias capaces de viralizar la acción publicitaria o convertirla en una pésima experiencia para la marca, al grado de llevarla a una crisis.

Esto comprueba que la comunicación es un desafío diario en las agencias de publicidad y lograrlo de manera óptima es un requisito por parte de las marcas que invierten en estrategias publicitarias, donde la originalidad creativa marca la pauta entre campañas con resultados y las que no ofrecen números positivos.

Ante esta exigencia, las marcas se encuentran en un momento de renovación constante, adaptando sus discursos publicitarios a la sensibilidad del contexto en que ejecutan sus piezas.