Lanzar al mercado una nueva marca es hoy en día uno de los mayores retos de emprendimiento, por lo que se deben entender que acciones hay que seguir, para preparar de mejor forma tu idea, luego de que se ha materializado.

Para Fric Martínez, autor de libros como “Crear un negocio fregón en 20 pasos”, la apuesta está en convertir ideas en un nuevo producto y cuando se tiene que estrenar en el mercado, tuvo que haber cumplido con una serie de ejercicios mediante los cuales primero se definió el producto mínimo viable y con tracción, lograr que ese producto tenga una expectativa comercial dentro del mercado.

Philip Kotler propone tres grados de satisfacción del deseo, con base en los cuales puede pensarse la anatomía de un producto.

1. La primera es una donde no hay satisfacción del consumidor.

2. En un segundo grado hay una satisfacción parcial del deseo.

3. Dentro de un tercer grado sí había una satisfacción total del deseo.

Hoy más que nunca se ha abierto la posibilidad de que los consumidores prueben nuevas marcas, sobre todo cuando estas se han determinado en función de que el propio consumidor identifica valores, que le hacen sentido al momento de elegir un producto, la oportunidad de las empresas de lanzar nuevas marcas ha aumentado y el interés por la experiencia ha ido en incremento.

De hecho, un estudio conducido por Nielsen encontró que hay un nuevo concepto de la fidelidad del shopper en mercado como el español, lo que nos debe llamar la atención por tratarse de una economía hispana.

El 90 por ciento de ellos dijo que busca probar nuevas macas y esta afición por variar los productos que adquiere, ha llevado a un 36 por ciento de ellos a declararse en verdaderos obsesionados en probar marcas.

Hay tres elementos que ayudan a que el consumidor pruebe una nueva marca. La relación calidad-precio, la calidad superior y la usabilidad del producto.

El consumidor se ha convertido hoy más que nunca, en un participante clave en el mercado, al momento de tener que pensar en la manera de hacer avanzar el producto, por lo que se vuelve indispensable el trabajo en desarrollar métodos, mediante los cuales se puede adaptar el producto a las necesidades del mercado.