Lanzan cerveza de Froot Loops y a los abogados de Kellogg’s no les gustó la idea

Froot Loops es uno de los cereales más icónicos del mercado de productos para el desayuno y Sam el Tucán, su personaje, ha sido la mejor estrategia.

froot loops
imagen: facebook
  • Froot Loops es uno de los cereales más icónicos del mercado de productos para el desayuno y su personaje Sam el Tucán ha sido la mejor estrategia.

  • En mercados como el mexicano, el valor de producción de cerveza fue de 13 mil 186 millones de pesos durante 2018, según el INEGI.

  • Las cervezas de edición especial son una oportunidad con que las marcas de esta industria mantienen su relevancia ante el consumidor.

La empresa canadiense Farnham Ale & Lager creyó que era una buena idea lanzar una edición especial de cerveza sabor Froot Loops.

Para promocionar su cerveza, incluso diseñaron una lata con un tucán parecido al popular Sam, personaje que ha sido el mayor promotor de la marca de cereales.

La ocurrencia de la marca ya los ha metido en problemas con los abogados de Kellogg’s, quienes de acuerdo con CBC, han advertido a la firma de desistir promocionando el producto porque es un violación a la marca registrada.

“Nos acaban de enviar un aviso para decirnos que no usemos más su marca registrada (…) pero al mismo tiempo dicen que reconocen nuestro amor y pasión por sus Froot Loops, pero su trabajo es proteger la marca registrada”, aseguró Jean Gadoua, copropietario de Farnham Ale & Lager.

Esto lo hemos visto con rankings proyectados por firmas como License Global, donde se advierte que los ingresos de The Walt Disney Company por este concepto alcanzan los 53 mil millones de dólares.

A través de Facebook, la marca promocionó su edición especial con cajas de Froot Loops, las mismas que usó en el proceso de elaboración de la bebida:

Infringir una marca registrada

Usar marcas sin autorización nos recuerda casos como el de Frida Kahlo y la muñeca de edición limitada que Barbie lanzó inspirada en la figura de la pintora.

El caso se convirtió en un polémico incidente donde la marca registrada de la pintora reclamó a la compañía de juguetes, por el producto que se lanzó sin haber pagado la licencia.

Las licencias son una industria muy poderosa, mediante la cual compañías como Disney generan ingresos de alto impacto.