Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

La realeza sí que vende

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter

Inglaterra, Windsor.- Por el momento el príncipe William y Kate Middleton son más que los herederos al trono más famosos. Son las piezas más efectivas para el branding que hemos visto desde que Sarah Palin se volviera una epidemia con Kazuo Kawasaki No. 704 Rimeless glasses. La boda ha causado estampidas de compradores ansiosos y paparazzi que mueren por saber cuales serán los diseñadores de elcción para la boda del 29 de abril.

Para ver más detalles has click aquí.

Notas sobre mercadotecnia:

Las marcas incluidas en la boda gozan del mejor tipo de publicidad: la gratuita. Si se hablara en cifras de una campaña como la que están recibiendo estas marcas sería una fortuna. Debido a lo costoso de esto, la corona advirtió que a la casa de modas que se sorprendiera usando el nombre de alguno de los novios sería demandado. Los diseños que se sospechan serán usados para la boda están siendo ya reproducidos por los mercados de masas.

Fuente: adweek

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Alta inflación para las empresas y los consumidores

La inflación es algo que todos pagamos de alguna manera. Milton Friedman decía que es un fenómeno monetario. Se ve más como un problema macroeconómico que afecta directamente a los consumidores. Aunque la inflación de precios constantemente está presente, como fenómeno monetario se busca controlarla con la intención de generar valor futuro, o cuando menos mantener el valor.