La publicidad es una disciplina viva que hoy más que nunca deja en claro esta cualidad. Las acciones publicitarias de las marcas influyen, crean y a la vez se ven afectadas por el imaginario social, hecho que las obliga a mantener el mismo nivel de evolución y dinamismo que ahora cauteriza al mercado.

Un reporte firmado por KPMG, revela que a la hora de elegir un producto, marca o servicio, los consumidores consideran principalmente que estos ofrezcan herramientas de acceso a información en una proporción 24/7 así como que los procesos de pago y compra sean sencillo y sin fisuras (50 por ciento).

Aunque esto sucede año con año, lo cierto es que en el momento actual adecuarse de manera efectiva y correcta a los nuevos contextos del consumidor no es nada sencillo.

Diversos ejemplos a lo largo del año evidencian el gran desafío al que se enfrenta la industria creativa y estrategia para adaptarse al panorama actual. Pepsi y su polémico comercial protagonizado por Kendall Jenne o los comerciales calificados como pro migrantes transmitidos durante la última edición del Super Bowl son muestras claras de la complejidad del asunto.