Cifras de eMarketer, proyectadas por Statista, prevén que este año se inviertan 642.86 mil millones de dólares en publicidad y marketing en el mundo, considerando medios digitales (desktop/laptop, mobile y otros dispositivos conectados a internet), revistas, periódicos, medios exteriores, radio y televisión).

Los elementos que integran las campañas son muchos y la complejidad de la industria es enorme, pero existe una relación íntima con ciertas disciplinas inherentes, tales como la de la psicología.

El marketing tiene mucho qué aprender de la psicología. Ambos resultan un complemento interesante en las estrategias, primero, por que la mente del ser humano siempre está busca de explicaciones acerca de lo que experimenta en la vida – de acuerdo con un estudio de la Universidad de California – , por ello, el mercadólogo puede utilizar este recurso en sus estrategias, hacer que el consumidor se cuestione sobre algo es un excelente elemento.

marketing-psicologia
Imagen: Bigstock

La Psicología de la persuasión es uno de los elementos clave del marketing. Esta rama de la Psicología social tiene como finalidad el estudio del comportamiento humano para entender cuáles son los motivos que hacen que las personas modifiquen sus conductas bajo una influencia externa.

Además, una persona que ve un anuncio publicitario y se identifica con uno de los personajes o historias relacionadas con él, es un consumidor potencial sin duda.

Por ello, las marcas pueden usar las pruebas sociales para conseguir que una persona similar a aquella que se intenta persuadir se sienta identificada, esto derivará en que atienda el mensaje de la marca y sea más probable que la consuma.

Los psicólogos se han interesado por el estudio de la motivación especialmente, porque es un principio básico en la conducta de los seres humanos.

En este sentido, en la publicidad es común que se cuenten historias, porque en la psicología humana activa partes del cerebro asociadas con la vista, el sonido, el gusto y el movimiento, aprovecha todos los sentidos para concentrar la atención en una historia.

Así es como el storytelling es empleado como una estrategia de marketing que conecta al consumidor con la marca, hace que las personas se sientan identificadas y motivadas.