La Copa del Mundo se ha convertido en el principal tema de conversación a lo largo del mundo. Durante las últimas dos semanas, los titulares de diversos medios de comunicación han adoptado la fiebre mundialista como parte vital de sus agendas, situación que aunque era de esperarse, ha traído algunas sorpresas. Tal es el caso que un medio especializado utilizó para referirse a la reciente derrita de Alemania frente a Corea del Sur, en donde una referencia a Hitler desató una serie de críticas.

El diario La Nueva España decidido hacer un recuento de la derrota del cuadro alemán que costó su eliminación de Rusia 2018, el cual tituló como “La peor Alemania desde Hitler”. El arriesgado titular que, sin duda toca una de las etapas más funestas y complicadas de la historia universal, raudamente llegó a redes sociales en donde diversos usuarios criticaron la poca sensibilidad del medio ante la referencia.

Una de las primeras réplicas de lo hecho por el periodo español llegó a manos del perfil identificado como “Mi Cuenta Ve” (@micuentave), con una publicación que hasta el momento cuenta con más de 4 mil 972 retweets y 7 mil 505 me gusta.

El caso es un ejemplo más de lo importante que es para los medios asumir su responsabilidad y cuidar el tono en el que difunden la información.

Queda claro que ganar visibilidad y relevancia alrededor del Mundial de Rusia 2018 ni es nada sencillo aún cuando los partidos, eventos y transmisiones relacionados con la justa deportiva siguen registrando audiencias espectaculares.

Estimaciones indican que los encuentros correspondientes a la primera jornada se cerraron con una media de 3 millones 269 mil espectadores y una cuota de pantalla del 27.06 por ciento.

Según estimaciones de la Federación Internacional de Futbol, este campeonato reportará ingresos por 6 mil 100 millones de dólares, más de 20 por ciento de crecimiento co respecto a Brasil 2014.

La batalla por cautivar a estos públicos es grande y en una era en la que las plataformas digitales traen nuevos generadores contenidos, es cierto que apostar por coberturas disruptivas es clave para mantenerse en la conversación.

No obstante, en esta carrera por ganar relevancia es necesario cuidar líneas delgadas que pueden pasar de lo irreverente o empático, a lo agresivo y poco sensible, más en momentos en los que los ojos del mundo parecen no perder detalle de lo que marcas y medios hacen o dejan de hacer alrededor del Mundial.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299