x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

La otra cara de la cuarentena, para estos comerciantes es imposible cerrar

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

 

La mañana del martes el gobierno federal decretó este martes el inicio de la Fase 2 del coronavirus, este plan contempla cómo se le hará frente a la epidemia en los próximos 30 y 40 días. En conferencia de prensa el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, confirmó que en el país la propagación del virus ha pasado a ser de transmisión comunitaria.

El panorama que se plantea ahora implican dos semanas de medidas más drásticas, con estas medidas se estima que los riesgos de transmisión disminuyan considerablemente. Dentro de las nuevas medidas están: mantener espacios de 1.5 metros entre personas; suspender clases hasta el 23 de abril; suspender temporalmente eventos y reuniones de 100 personas; será prioridad proteger a personas adultas mayores y se suspenderán actividades laborales que involucren la movilización de las personas en todos los sectores de la sociedad.

El sector informal

Sin embargo es la última medida es la que ha generado ruido en cierto sector de la sociedad: en el comercio informal. La pandemia ha traído incertidumbre en todos los sectores comerciales de la sociedad mexicana, pero en especial con personas que laboran al día, sin prestaciones, ni ingresos establecidos y trabajarán hasta que las medidas de gobierno federal lo permitan.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y Acción Ciudadan Frente a la Pobreza, en el país existen 15 millones de personas que trabajan empleadas con un salario que no otorga los fondos suficiente para adquirir la canasta básica. Hay 8 millones desempleadas, 12.4 millones que trabajan por su cuenta; 21 millones tienen un empleo que trabaja sobre micro y pequeñas unidades, a esto podemos agregar que según el INEGI el 56.2 por ciento de los mexicanos trabajan en el sector informal.

Algunos testimonios

Según Jesús, dueño de un kiosco de periódicos y revistas al poniente de la Narvarte, la contingencia ha afectado en sus ingresos, según lo observado en semanas pasadas: “Nosotros vivimos de las ventas diarias, sí ha bajado un porcentaje importante, como muchas empresas por aquí cerraron o están trabajando a medio gas con personas que trabajan medio día o cada uno o dos días por semana, sí ha bajado considerablemente el ingreso que tenemos”.

Es un hecho que cada persona o negocio tendrá un impacto diferente dependiendo de la capacidad económica con la que pueda sobrellevar la situación. Según lo dicho por Rodolfo de la Torre, director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), con Expansión, es imposible pensar que la presente crisis nos afectará a todos de la misma manera, “no es lo mismo un vendedor de tacos de canasta, que lo único que puede vender es su bicicleta para sobrevivir un tiempo, que un taller mecánico con maquinaria, inventario y ahorros con lo que puede resistir más”.

Muchos comerciantes como Jesus trabajarán hasta que las condiciones se lo permitan, “ (cerrar) depende de las indicaciones del gobierno de la Ciudad de México, actualmente nos encontramos en fase, cuando ya son fases locales. Mientras el gobierno de la Ciudad de México no indique que cerremos probablemente no cierre”.

A unas cuadras la señora Claudia, vendedora de quesadillas a las afueras de una sucursal de Banamex, explicó que esta forzada a trabajar hasta que las circunstancias le den facultades, “desgraciadamente tengo que trabajar porque soy madre soltera tengo dos hijos de esta edad (señaló a una de sus hijas) y ¿qué hago? Estoy al día, pagar renta, pagar luz, pagar agua, pagar todo”.

Empresas y trabajo formal

Según lo expuesto por Rodolfo de la Torres incluso para el sector formal la llegada inminente de la contingencias será difícil, para profesionistas independientes que solo viven de su propio trabajo y nada más, para ellos también se reduce el mercado por el paro de actividades.

Otros artículos exclusivos para suscriptores