La mitad de los usuarios españoles, capaces de compartir datos personales a cambio de ‘dietas milagro’

Slim Female with perfect healthy fitness body measuring her thin waist with a tape measure. Caucasian young woman in jeans and T-shirt over blurred nature background. Unrecognizable person.Diet and weight loss concept.

Para estar a tono con el verano y el calor que lleva a los usuarios a lucir menos ropa y con ello a no poder disimular ciertos kilos de más, son muchos los que se anotan al gimnasio y las dietas, y especialmente cuando se trata de estas últimas, un gran porcentaje busca una solución rápida a través de internet y con tal de conseguirla, están dispuestos a mucho.

De hecho, más de la mitad de los españoles no tiene problemas en compartir sus datos personales si a cambio recibe la receta para acabar con esos kilos de más, como se muestra desde un estudio realizado por Intel Security, entre mil usuarios, que revela que ante la necesidad o búsqueda de perder peso, un 60 por ciento de los usuarios españoles se mostró más predispuesto a realizar búsquedas ‘online’ sobre dietas o consejos para lograr un cuerpo más esbelto.

Una búsqueda que aparte de poner en riesgo la salud, ante propuestas que pueden ser drásticas y perjudiciales, puede provocar problemas para la seguridad online personal, y es que según los datos de la investigación hasta un 50 por ciento de los españoles se mostró dispuesto a sacrificar su seguridad ‘online’, para acceder a páginas web potencialmente peligrosas, cuya oferta era la de “perder grasa abdominal”.

Con la finalidad de obtener el cuerpo soñado, estos usuarios no tienen reparos para compartir información personal, como su nombre completo (52 por ciento), edad (50 por ciento) o correo electrónico (72 por ciento).

Así mismo, otro porcentaje minoritario de encuestados estaría dispuesta incluso a ir más allá y “compartir la dirección de su domicilio (14 por ciento), los datos de su tarjeta bancaria (5 por ciento) e, incluso, una foto en ropa interior o en traje de baño a modo de antes y después (4 por ciento).”

Uno de los aspectos más preocupantes del estudio es que casi la mitad de los españoles afirma no saber cómo comprobar que una página web es segura antes de proporcionar los detalles de pago o información personal.

“Los cibercriminales son cada vez más listos al entender la temporalidad que hay tras los hábitos de búsqueda de los consumidores y explotar esta información a su máximo potencial”, ha señalado el responsable de Producto del Área de Consumo y Movilidad de Intel Security, Francisco Sancho. “De este modo, es cada vez más importante que la gente entienda cómo es un comportamiento de búsqueda ‘online’ seguro y cómo identificar sitios y correos potencialmente de riesgo. Por este motivo continuamos invirtiendo en una educación continua para reforzar hábitos sólidos que ayuden a los consumidores a disfrutar de experiencias ‘online’ más seguras”.