La mitad de los usuarios de tecnología no protege su información personal

ciberseguridad
Foto: Bigstock

Puede que muchos usuarios estén al tanto de los riesgos que conlleva la tecnología para su seguridad, pero todo indica que son pocos los que toman las medidas necesarias para preservarla.

Al menos eso es lo que muestra el estudio realizado por la empresa de ciberseguridad S2 Grupo, según el cual, apenas un 8 por ciento asegura que tapa la cámara de su computadora y solo el 18 por ciento lee los permisos que solicitan las aplicaciones.

En el caso de los smartphones, uno de los objetivos más deseados de los ciberdelincuentes, debido a toda la información que se almacena en ellos, la situación es similar, pues el 50,7 por ciento de los usuarios tanto de computadoras como de teléfonos móviles afirma “no utilizar ninguna medida que proteja su intimidad.”

Entre los peligros que se corren están el “robo de fotos o vídeos personales así como otros datos de gran valor como son las contraseñas de redes sociales, bancos, etc.”

Además de estas cifras, otros hallazgos interesantes de este estudio dan cuenta de que además del 18 por ciento que no revisa con detenimiento los permisos que solicitan las apps, un “33,8% reconoce haber dado información sensible a algunas apps, pero desconocer que esto pudiera implicar algún riesgo. Sin embargo, el 16,6% ha afirmado que sí han dado este tipo de información conociendo y asumiendo los riesgos que pueden correr.”

¿Qué medidas tomar?

Los expertos de S2 Grupo señalan que son varias las medidas que pueden tomar los usuarios para ayudarse en la tarea de proteger sus datos. Entre ellas:

  • Instalar un antivirus y mantenerlo actualizado.
  • Descargar sólo aplicaciones desde las tiendas oficiales.
  • No utilizar archivos .apk porque pueden estar infectados. Éstos suelen encontrarse en Internet y su “gancho” es ofrecer las funciones Premium de una aplicación sin tener que pagar.
  • Revisar los comentarios de los usuarios de la aplicación
  • Revisar que los permisos que solicitan las apps son coherentes con su la función que van a desempeñar.
  • No conectar el Smartphone a una USB pública porque pueden estar infectadas.
  • No acceder a información “sensible”, como son las redes sociales, si se utiliza una wifi pública.

Parte de la responsabilidad de lo que sucede con la información personal es de los usuarios, quienes deben asegurarse de que, al menos lo que esté en sus manos, se haga para proteger su privacidad.