CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

La industria del futuro, ¿digital y sostenible?

La exigencia del mundo aceleró la transición de la industria hacia una economía más verde, digital y sostenible.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Desde el 31 de octubre hasta el 12 de noviembre, delegaciones de casi 200 países se reunirán en Glasgow, Escocia, para tomar acciones que frenen la emergencia climática. No obstante, el Acuerdo de París, que busca que por lo menos 195 países se orienten su desarrollo hacia un mundo más sostenible y entró en vigor a partir del 2020. Asimismo, el Acuerdo Global de la agenda 2030 de la ONU reza por promover que la industria del futuro sea inclusiva, sostenible y fomentar la innovación. Todo ello, puso en la agenda de todos los países que las industrias del futuro integraran la sostenibilidad como una obligación e inherentemente vendrá acompañada de la evolución digital. 

“La economía circular, el reciclaje o la utilización eficiente de energía combinados con tecnologías como Big Data o internet de las cosas que faciliten su implementación hacia una industria o un entorno más sostenible, amigables, y por supuesto, que busquen la eficiencia y la rentabilidad”, menciona Pedro Biurrin, Subdirector de Expansión en un encuentro online organizado por Expansión, Schneider Electric e Inditex sobre el papel de la digitalización en el crecimiento económico sostenible.

Según Cristina Sánchez Directora Ejecutiva en funciones de Red Española del Pacto Mundial, la pandemia por Covid-19 genero una crisis de incertidumbre, lo que llevo a que los modelos empresariales se volvieran más resilientes. Hoy en día, el mundo enfrenta un momento de cambio en el que se está exigiendo mucho a las empresas, no solamente de parte de los consumidores, sino de los inversores, quienes quieren sistemas sostenibles en los cuales invertir los recursos económicos, y también, los cambios regulatorios de las naciones.

Es evidente, la exigencia del mundo por la emergencia climática y la crisis sanitaria aceleraron la transición hacia una economía más verde y resiliente.

Beverly Hernández Castro del Consejo Integrador de la Construcción y el Desarrollo (INCIDE) dice en el artículo “Innovación: Infraestructuras resistentes e industrias sostenibles” que los efectos del Cambio Climático, repercuten en un incremento en cantidad e intensidad de fenómenos naturales, que pueden comprometer el funcionamiento de la infraestructura y las operaciones de la industria. Por ello, ante el contexto de complejidad se necesita abrazar un nuevo paradigma, el Desarrollo Sostenible.

 

Creación de una industria sostenible: comprender los desafíos

El potencial para que las empresas desarrollen su sostenibilidad no suele aprovecharse por completo. Entre los principales obstáculos internos, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para las actividades y el crecimiento de las empresas se enumera la falta de competencias de gestión, una información y un conocimiento de los mercados y las finanzas limitados, la falta de sensibilización sobre el valor de los servicios de apoyo a las empresas, el uso de tecnologías obsoletas, o una falta de prácticas responsables en el lugar en el lugar de trabajo que produce un bajo nivel de productividad.

En resumen, los principales obstáculos para el desarrollo de empresas sostenibles son la falta de acceso a la financiación, la infraestructura ineficiente que incluye la tecnología, la inestabilidad política, la normatividad jurídica y administrativa, y la disponibilidad de trabajadores.

La OIT señala que, para abordar los desafíos se requiere que se promueva un entorno propicio que respalde a los empresarios y ayude a las empresas a adoptar prácticas responsables y sostenibles en el lugar de trabajo.

 

¿Una nueva revolución industrial?

Según el programa Retina del periódico El País, hay quien ya habla de una Quinta Revolución Industrial, o de una industria 5.0, en la que el ser humano colaborará de forma profunda con las máquinas a través de la Inteligencia Artificial (IA) y todas las tecnologías de vanguardia.

Todo con el objetivo de lograr que las industrias se adapten a las nuevas competencias, a la demanda cada vez más personalizada e impaciente de los consumidores y a los hechos repentinos de la pandemia de Covid-19 y que respete al medio ambiente.

¿Qué vendrá con la quinta revolución industrial? La genética, la nanotecnología y tecnologías inversivas como la realidad virtual y aumentada y ya se están empezando a ver grandes avances en estos campos.

En ese sentido, aquellas empresas que quieran sobrevivir a la cuarta revolución industrial deberán tener en cuenta la minería de datos. La información es un insumo fundamental y valioso para la industria actual. Aprender sobre inteligencia artificial, computadora cuántica y otras de las nuevas tecnologías es cada vez más fácil.

En las últimas décadas hemos presenciado cambios económicos, políticos, sociales y ambientales que de manera directa o indirecta afectan a la industria. Con la mundalización de los mercados, el Covid-19 y la crisis climática, las economías se encuentran más dependientes unas de otras y, a la vez, más susceptibles a la crisis, lo que genera un mayor grado de incertidumbre. El desarrollo sostenible o la sostenibilidad industrial se encuentra en evidencia por los múltiples compromisos internacionales y ello, hace aumentar la responsabilidad de las empresas frente a grupos de interés, como mencionó Cristina Sánchez Directora Ejecutiva en funciones de Red Española del Pacto Mundial.

La necesidad de impulsar el desarrollo económico sostenible es un desafío para las empresas e instituciones gubernamentales, que en las ultimas décadas han buscado soluciones a través de protocolos, convenios y acuerdos en cumbres internacionales.

En ese sentido, es necesario recordar los objetivos de Desarrollo Sostenible y en su objetivo 9 de industria, innovación e infraestructura, lo cual son motores fundamentales del crecimiento y el desarrollo económico, pues con más de la mitad de la población mundial viviendo en las ciudades, el transporte masivo y la energía renovable son cada vez más importantes, así como también el crecimiento de nuevas industrias y tecnologías de la comunicación e información, indica el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Finalmente, los avances tecnológicos son esenciales para facilitar el desarrollo sostenible y tendrán que estar basados en la promoción del mismo y la inversión en la investigación e innovación científicas.

 

Ver más:

Otros artículos exclusivos para suscriptores