La industria alimenticia acordó no hacer publicidad de su comida chatarra dirigida a niños

En Argentina, 13 grandes compañías alimenticias se pusieron de acuerdo para no hacer publicidad de productos altos en sodio, azúcares y grasas saturadas dirigidos a niños.

Publicidad

En un acuerdo inédito en la región, sin la exigencia del Estado, 13 de las más grandes empresas alimenticias de Argentina acordaron que no harán publicidad de algunos de sus productos dirigidos a niños de hasta 12 años.

Esas compañías concentran el 80 por ciento de la pauta publicitaria que apunta a niñas y niñas del país.

La decisión de autorregulación busca luchar contra la obesidad y el sobrepeso infantil, un problema mundial que afecta a cuatro de cada 10 niños en edad escolar en Argentina.

Las empresas estaban esperando una reglamentación estatal que iba a producirse en el marco del Plan Nacional de Prevención del Sobrepeso y la Obesidad infantil. Sin embargo, el Ministerio de Salud (ahora devenido en Secretaría) lo postergó sin fecha debido a la crisis argentina y los problemas presupuestarios.

La propuesta del sector privado es promovida por la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal). Se trata de la firma voluntaria de un compromiso que consiste en no publicitar para niños de menos de 12 años “alimentos que no cumplan con determinados criterios nutricionales que fueron establecidos para su categoría -hay 9 grupos- o, en el caso de los productos que no puedan ser encuadrados en ninguna categoría, cuando supere las 200 calorías por porción individualmente envasada”, publicó Clarín.

Para tener un criterio uniforme, las compañías acordaron usar lo que se firmó en la EU Pledge, una iniciativa similar en la Unión Europea, aunque la adaptaron a las Guías Alimentarias para la Población Argentina. Allí están establecidos los límites máximos de tres elementos críticos: sodio, azúcares y grasas saturadas.

Según el grado de presencia de estos nutrientes, los alimentos podrán o no ser publicitados en los habituales canales de comunicación, analógicos o digitales.

El acuerdo dice que aquellos alimentos que superen esos valores, no podrán publicitarse en programas cuya audiencia supere en un 35 por ciento a niños de menos de 12 años.

La propuesta expresa que las empresas firmantes tienen un plazo de 12 meses para adecuarse. Una vez cumplido el plazo, en octubre de 2019, comenzará un proceso de auditorías y monitoreos para controlar el cumplimiento del compromiso.

Dudas

Si bien la iniciativa suma a la solución del problema, desde la Fundación Interamericana del Corazón (FIC), que trabaja desde hace años en el tema de la publicidad dirigida a niños, advirtieron que esta medida por sí sola “no es suficiente”. “Está demostrado que la autorregulación no ha sido suficiente y por eso se insta a los Estados a avanzar con las regulaciones”, dijo a Clarín Lorena Allemandi, directora del área de política de alimentación saludable de FIC.


Una investigación de FIC de 2016 calculó que, por semana, los niños están expuestos a unas 60 publicidades de comida no saludable. Además, que el 85 por ciento de los alimentos publicitados tienen bajo valor nutritivo.

El mismo estudio detectó que una de cada tres publicidades utiliza regalos o premios para incentivar la compra, mientras que una de cada cuatro utiliza personajes o famosos para captar la atención de los niños e influir en sus patrones de consumo.


Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.