x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

La identidad corporativa, un sinónimo de valor

De acuerdo con un estudio de la consultora británica Sigel+Gale, el 13 por ciento de los logotipos más memorables son más atractivos para las audiencias.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Pero detrás de lo que parece ser sólo el trabajo del departamento de diseño, se halla una herramienta que es sinónimo de poder económico para las empresas: el manual de identidad corporativa.

Lo anterior quedó al descubierto cuando en recientes fechas Interbrand publicó su ranking de las 100 marcas más valiosas del mundo. La gran mayoría de las compañías que ocuparon una posición en el listado, lo han obtenido, en parte, gracias a ese valioso documento.

La identidad corporativa se define por un conjunto de elementos que van desde el nombre de la marca, los colores, la tipografía y otros factores gráficos, hasta psicológicos y de comunicación que sirven para dotar a una organización de una personalidad.

Las empresas con logos más fáciles recordar tienen 13 por ciento más probabilidades de llamar la atención.
Siegel+Gale

El objetivo de esta herramienta al interior de las organizaciones es dar consistencia a una marca, asegura Fernando Barrenechea, consulting & strategy director en Interbrand. Mientras que para Beatriz Urdaneta, Directora de consumer engagement y healthcare en Llorente & Cuenca, el manual no sólo define los lineamientos, sino que “encarna la visión y la personalidad de la empresa para que sea proyectada uniformemente a todas las audiencias”.

Sin embargo, diversas empresas aún no comprenden la importancia de contar con un documento de esta naturaleza, pues como bien menciona Barrenechea, “en las marcas más poderosas el diseño cada vez pesa más, pero ya no el diseño únicamente en términos estéticos de un buen logo o identidad visual, sino en lo que puede ser una experiencia de producto”.

[g1_message type=”info”]

Un manual de identidad corporativa no sólo es el documento en el que se establece el branding, sino que da valor a la marca.

[/g1_message]

Una de las posibles razones por las que se omite el manual de identidad corporativa es el costo que conlleva. Sin embargo, “no puede verse como un gasto, sino más bien como una inversión. Es un proceso que conlleva mucho tiempo, pero que al final ayudará a detectar y prevenir errores en las diferentes áreas”, dice Urdaneta.

Por otra parte, Barrenechea asegura que no se pueden cuantificar los resultados de tener un manual de identidad corporativa, aunque es uno de los factores con los que cuentan consultoras como Interbrand para valorar una marca. “Cuanto más consistente es una marca, más se contribuye a que la marca sea poderosa y en consecuencia, esto se traduce en valor económico.”

En términos más prácticos, la identidad visual se “puede producir en cualquier lugar del mundo, sin necesidad de reinvertir. Cada agencia genera las aplicaciones al seguir el manual”, dice Jazmín Rodríguez, Gerente de Cerveza Victoria.

Trabajo en equipo

Contrario a lo que se puede pensar, la identidad corporativa está en manos de toda la organización, es decir, no sólo corresponde a los departamentos de comunicación, marketing o diseño crear y difundir, sino que es un trabajo que debe reflejarse en toda la compañía.

“Construir un manual de identidad corporativa requiere de mucho trabajo y de la participación de diferentes disciplinas. Estamos hablando de que incluye atributos intrínsecos e intangibles de la compañía, comunicación, identidad visual, etcétera”, asegura Urdaneta. Por su parte, Rodríguez asegura que “sin un buen equipo es posible que no se logre bien el branding y las ideas sean confusas”.

Diseno-tabla

Si bien el liderazgo debe ser encomendado a una persona que para vigilar el cumplimiento del manual, el trabajo a final de cuentas es de todos, ya que esos lineamientos permean en toda la organización y son los empleados los embajadores de cada marca, el rostro y los mensajeros de lo que la empresa busca transmitir y es.

En conclusión, el manual de identidad corporativa debe verse como una herramienta estratégica dentro de una
organización, una pieza clave para alcanzar el poder económico que se ha fijado la empresa y que beneficia a todos los miembros de la compañía.

Otros artículos exclusivos para suscriptores