Lo que parecer ser un mal movimiento gestado por su CEO, tiene a Facebook en medio de una nueva crisis de marca.

La red social está pasando por un momento complejo, luego de que la postura de Mark Zuckerberg ante un tema que ahora parece apremiar entre los consumidores no fuera bien recibida.

Facebook no sigue el “ejemplo”

Durante la semana pasada, Twitter hizo historia después de censurar una serie de tweets publicados por Donald Trump presidente de Estados Unidos, tras considerarlos como información falsa así como una manifestación de “glorificación de la violencia”.

Ante lo sucedido el CEO de Facebook, criticó ambas decisiones y aunque intentó fijar una postura neutral, lo cierto es que su posición fue leída por sus empleados como postura débil ante una situación grave.

De acuerdo con The Verge, hay una mini-rebelión entre las filas de la red social donde se exige a la compañía a seguir el ejemplo de su rival, Twitter. Todo indica que la compañía envío un correo a sus colaboradores hace unos días sobre la explicación tras la neutralidad de Zuckerberg y el resto de la empresa. A muchos no les cayó bien esta noticia.

De hecho, muchos colaboradores le han exigido a la marca rectificar cuanto antes su postura en torno a la neutralidad política. Un empleado escribió que el panorama pinta para un periodo controversial de elecciones este noviembre. Y que si la marca no decide tomar un rol distinto, “la historia no nos juzgará amablemente”. Parece que varios colaboradores tratan de hacerse escuchar y entender la lógica de la red sobre reglas comunitarias, sin respuesta satisfactoria.

No sólo son los empleados

Lo cierto es que el descontento ha ido más allá de los colaboradores y ahora diversos candidatos que antes buscaban trabajar para la marca están rechazando públicamente a los reclutadores de Facebook.

Cuando menos así los demuestra el caso del desarrollador de software Ryon Day, quien recientemente, desde sus redes sociales compartió un correo electrónico enviado a un reclutador de Facebook con el que se encontraba en pláticas para ocupar un puesto dentro de la compañía.

“Aprecio profundamente su interés y el de Facebook en mí como posible candidato. Sin embargo, debo objetar”, detalló Day en su respuesta publicada.

El desarrollador explicó que “durante mucho tiempo he sentido que el daño que su producto hace a la sociedad supera con creces cualquier beneficio que traiga al mundo. Aún así, los eventos de los últimos cuatro años y especialmente los últimos días han demostrado que, más allá de una duda razonable, Facebook es una amenaza activa para los aspectos nobles del experimento estadounidense y un participante activo y aparentemente entusiasta en el desmantelamiento de nuestra sociedad civil”.

De manera puntual, el correo hace mención del papel de Facebook en la “difusión de información errónea y albergando a extremistas”, en donde salió a relucir la que fue calificada como defensa de Zuckerberg a Trump.

Adicional, el desarrollador indicó “Mark Zuckerberg es un sociópata que está tirando de las palancas de una entidad que también es inherentemente sociópata”, al tiempo que detalló que “no podemos estar seguros físicamente; no podemos estar seguros emocionalmente; no podemos mantenernos a salvo mentalmente, debido en gran parte al caos que Facebook ha causado en toda nuestra cultura a lo largo de su vida útil “.

Por último Day afirmó “no puedo entender que trabajar en Facebook sienta orgullo. No puedo entender cómo puedes trabajar allí y contorsionar tu mente para creer que estás haciendo algo bueno para el mundo, o para cualquiera que no sea tú mismo. Creo que al trabajar allí, disminuyes a ti mismo y disminuyes a los usuarios del producto que estás ayudando a crear. Que no vale la pena”.

Nadie quiere trabajar para Facebook

Lo que el caso anterior deja en claro, es la caída del valor de la marca, cuando menos en términos de percepción.

Este problema ya era una constante para la red social desde el año pasado. Amazon, Apple, Google, Microsoft y Samsung se ubicaron como las cinco primeras marcas más valiosas de 2019, de acuerdo con el listado presentado por la consultora Brand Finance Gobal 500. Por su parte, Facebook se mantuvo en la séptima posición; no obstante, su fortaleza de marca en general fue baja, al colocarse como la segunda peor caída entre las 100 primeras del listado, al caer 11 por ciento en cuanto a su valor.

En octubre del año pasado, el ranking Best Global Brands firmado por Interbrand ya preveía este escenario, al informar una caída en el valor de marca del 6 por ciento para dicha plataforma.

Este contexto afectó la posición de la marca como empresa empleadora. Hasta el tercer trimestre de 2019, un sondeo indicaba que el 52 por ciento de los empleados de Mark Zuckerberg dijo ser optimista respecto al futuro de la red social, por debajo del 84 por ciento registrado el año anterior.

El problema ya impactaba su capacidad de reclutar nuevos talentos.

Luego de la serie de escándalos protagonizados por la red social, Facebook registró una notable disminución en la tasa de aceptación de sus ofertas de trabajo.

Hasta 2016, este índice se situaba en cerca del 90 por ciento; no obstante, ahora la cifra ha descendido hasta casi un 50 por ciento.

Dejar de ser una empresa atractiva para trabajar dice mucho sobre cómo es vista la marca en el mercado, además de ser un problema en la captación de talento adecuado que le permita mantener distancia con sus cada vez mayores competidores.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299