Es indiscutible que los eventos deportivos son un gran escaparate para las marcas debido a su poder de atracción de públicos, la Fórmula 1 es, sin duda, de las máximas expresiones de este principio y el Gran Premio de México es un ejemplo perfecto.

Y, es que si tenemos que hablar de automovilismo, la conocida como “La Gran Carpa” es la que mayor atractivo genera. Hablamos de un campeonato que genera ingresos por más de mil 400 millones de dólares (2017), según datos de Formula One Management (FOM).

¿Por qué? Es sin duda uno de las plataformas en las que el event marketing se puede expresar al máximo, debido a su potencial para generar experiencias de valor, que interpelen al consumidor a un nivel multisensorial, es fundamental, sobre todo si el objetivo es generar un fuerte impacto en la gente.

Un estudio reciente realizado por Event Marketing Institute, revela que el 89 por ciento de las compañías que implementan estrategias de event marketing lo hace para incrementar sus ganancias, mientras que un 86 por ciento apuesta por estos desarrollos para impulsar el brand awareness.

Vale la pena destacar que el trabajo de organización y marketing ha sido clave para que el Gran Premio de México sea considerado uno de los más exitosos de la F1, más de un millón de personas han asistido en sus tres ediciones recientes, de acuerdo con Formula Money. De hecho, en 2017 fue la segunda carrera con más espectadores a nivel mundial después de Gran Bretaña.

Al respecto, platicamos con Rodrigo Sánchez, director de mercadotecnia y relaciones públicas para Fórmula 1 México sobre las claves y los retos para lograr que un evento sea auténtico y al mismo tiempo no pierda atractivo para los públicos.