La Ciudad de México prohíbe uso de edecanes en eventos, ¿golpe a la publicidad?

Un grupo de mujeres militantes concluyó que el sector de las edecanes a veces era fachada para actividades de prostitución. Ese grupo calculó que más de un millón de personas efectúan este trabajo en México, la mayoría de forma informal

edecanes
Imagen extraída de Twitter

Para diversos actos públicos en México, desde encuentros de futbol hasta ferias comerciales, durante mucho tiempo en el territorio nacional se contrataban mujeres para dar la bienvenida a las personas o para “alegrar la vista”, a veces vestidas con faldas cortas o ropa ajustada con logotipos de empresas.

De acuerdo con información de AP, la Ciudad de México prohibió la contratación de este tipo de modelos, conocidas como edecanes, para eventos patrocinados por el gobierno, lo que representa un avance en el país, según la agencia, en cuestiones de igualdad de género, en un espacio donde los estereotipos siguen relegando a las mujeres a un segundo plano en el mercado laboral.

“No debe existir esta labor”, dijo José Ramón Amieva, jefe de gobierno de la capital del país, al momento de anunciar la prohibición. “Es un tema contrario a las políticas de igualdad de género”, precisó la agencia.

Durante 2014, un grupo de mujeres militantes organizó un foro sobre el tema que concluyó que el sector de las edecanes a veces era fachada para actividades de prostitución y que las modelos enfrentan condiciones precarias de empleo. Ese grupo calculó que más de un millón de personas efectúan este trabajo en México, la mayoría de forma informal.

AP indica que en algunos publicados en intenet para contratar edecanes se ofrecen duelos que van en un rango de los 5 mil a los 30 mil pesos al mes, aunque las edecanes de eventos empresariales o gubernamentales tienen a vestir de manera más sobria, de saco y pantalones formales o faldas hasta la rodilla en lugar de ropa ajustada al cuerpo.

En tanto, algunos casos fueron blanco de críticas de las personas, uno de los casos más sonados fue cuando el instituto electoral contrató a una modelo para el primer debate presidencial de cara a la jornada electoral de 2012. Julia Orayen, quien salió en una edición de la revista Playboy, lució un traje blanco ajustado con un gran escote.

Mientras tanto, durante 2016, el partido Nueva Alianza realizó un mitín de campaña en el que había edecanes con pantalones blancos ajustados y con el torso desnudo, aunque cubierto con pintura de los colores del partido.

A su vez, en algunos actos del gobierno de la Ciudad de México, las edecanes son contratadas generalmente para dar bienvenida a invitados, pasar los micrófonos durante el espacio de preguntas o simplemente para que sonrían en un escenario con oradores predominantemente masculinos.

La agencia retomó diferentes voces en torno a la decisión del jefe de gobierno, para Indra Rubio, coordinadora del proyecto de justicia de género con Oxfam en México, se trata de una medida muy importante en un país “todavía machista”; mientras que Héctor García, promotor de una agencia de modelos, refirió que se trata de un trabajo digno, al tiempo que afirmó que la reputación de la industria ha sido dañada por quienes trabajan como “escorts” pero se hacen llamar edecanes o modelos, además de que la decisión de Amieva “estigmatiza principalmente a las edecanes de todo México”.