La cantidad global de cajeros automáticos cayó por primera vez

Los números globales de cajeros automáticos disminuyeron por primera vez a medida que bajó la demanda de efectivo y avanzaron otras formas de pago.

Bigstock
  • Bajó en 2018 un 1% el número de cajeros automáticos en el mundo.

  • Es la primera vez que ocurre desde que se comenzaron a usar en 1967.

  • El cierre de bancos y los medios de pago electrónicos son las causas.

Una nueva investigación indica que el número de cajeros automáticos instalados en todo el mundo cayó un 1 por ciento en 2018, hasta situarse en 3,24 millones de unidades.

Entre las causas, el cierre de sucursales y el avance de otras formas de pago, en especial a través de teléfonos móviles.

El informe de RBR dice que la cantidad de cajeros automáticos (ATM) disminuyeron en cuatro de los cinco mercados más grandes en 2018.

Más de la mitad de los cajeros automáticos del mundo se encuentran en sólo cinco países: China, Estados Unidos, Japón, Brasil e India.

En los cuatro primeros se registró una disminución, mientras que en la India hubo un crecimiento, pero considerablemente desacelerado.

Razones para la caída

Si bien el resultado fue el mismo (una baja en el número de terminales), en cada mercado en los que cayó el número hay razones particulares.

En China, por ejemplo, la rápida adopción de pagos sin efectivo contribuyó a una caída en la misma medida en la baja de cajeros automáticos.

En los Estados Unidos, dice la investigación, impactó el cierre de sucursales de bancos y retailers donde había cajeros automáticos instalados. Además, algunos minoristas que no cerraron, pero que tienen presupuestos acotados, en lugar de invertir y actualizar los cajeros a los nuevos estándares EMW, optaron por retirar las máquinas.

En el mercado japonés, en tanto, se contrajo por primera vez desde 2009 el número de ATM y en Brasil la eliminación de alrededor de 1.200 terminales se debió principalmente a que los bancos “reaccionaron a un aumento en el uso de canales digitales”, dice RBR.

En paralelo, el negocio de los ATM se sostiene en los grandes mercados de países en desarrollo, como la India, lo que suavizará el declive mundial.

En la mayoría de los países de Asia-Pacífico, Oriente Medio, África y América Latina aumentó el número de terminales, según el estudio de RBR. Esto se debe a las “iniciativas de inclusión financiera, que continúan reforzando el crecimiento en esos mercados en desarrollo”.

“Dado que se espera que este patrón continúe en los próximos años, el total global de cajeros automáticos se reducirá lentamente, a 3,22 millones en 2024“, adelanta la investigación.

Historia

El cajero automático, ese artefacto que lo cambió todo en el sistema financiero doméstico, nació en 1967, en Londres. El primer banco que lo instaló fue el Barclays. Lo había inventado John Shepherd-Barron algunos años antes.

Reg Varney retirando dinero. Su rostro conocido y amigable fue clave para generar confianza en los ATM.

Al principio, los clientes necesitaban un bono expedido por el banco para retirar el dinero, pero pronto, en los años 1970, llegaron las tarjetas y sus claves. Fue el escocés James Goodfellow quien ideó un sistema basado en tarjetas plásticas y un PIN, tal como lo conocemos ahora.