Números precisos de eMarketer proyectan que la cuota de marketing digital global crecerá al 42 por ciento en 2018, en comparación con el 31.5 por ciento de 2015. Esto incluye la inversión en publicidad digital.

Esta, mide la efectividad de algunos formatos gracias a métricas como los leads que generan, sobre todo en el caso de los banners o links en buscadores, por mencionar algunos.

Sin embargo, estos se enfrentan al gran reto del tráfico inválido (IVT). Este es generado por bots, con el objetivo principal de cometer una especie de fraude y al final, distorsiona la medición desde todos los ángulos.

Proyecciones de Gartner señalan que los siguientes cuatro años los bots facilitarán el 40 por ciento de las interacciones móviles, pero justamente por eso crece la relevancia del IVT.

Imagen: Bigstock

De hecho, gran parte de la inversión de las empresas se concentra en el análisis de millones de campañas digitales, de las que se busca comprender los aspectos que influyen en la variación de tráfico y las impresiones.

Y es que las empresas no pueden depender de la tecnología sin analizar si en la práctica está funcionando realmente para cubrir las necesidades de los consumidores.

Un reciente estudio de PwC en el que el 59 por ciento de una muestra global indicó que las marcas se han obsesionado con la automatización y no ven más allá de eso.

Cifras de comScore Custom Analytics (hasta 2014) revelaron que el 21 por ciento de las campañas generó el 75 por ciento de todas las impresiones de tráfico inválido. Si se hubiera aplicado una correcta detección / mitigación en estas campañas, la pérdida general de esta se hubiera reducido en gran proporción.

Según IAB, durante 2015, el tráfico inválido ocasionó a los anunciantes unas pérdidas de al menos 4.2 miles de millones de dólares cada año.

CÓMO COMBATIRLO

Es vital para las campañas combatir a este “enemigo” y buscar partners que cuenten con una trayectoria limpia y efectiva puede generar mucha confianza y, por ende, un mejor desempeño de campañas.

Además, existen herramientas de verificación de audiencias para evitar el tráfico no humano y un monitoreo constante del inventario donde se está invirtiendo.