Para nadie es un secreto que Google y Apple han sido rivales casi desde sus inicios. Las firmas compiten de manera directa en diversos terrenos en donde quizá uno de los más evidentes es el de los sistemas operativos.

Desde sus trincheras, con sus limitaciones y bondades, tanto iOS como Android han buscado por años dominar el entorno móvil.

Para muestra, esta con reconocer que según los datos entregados por StatCounter, Android de Google está instalado en el 37.93 por ciento de los dispositivos que se conectan a Internet a nivel mundial, superando al 37,91 por ciento que cuenta con Windows (en las versiones que aún están activas), de Microsoft. En tanto, iOS, de Apple con el 13,09 por ciento, que, si juntamos con el 5,17 por ciento de OS X, suma el 18.26 por ciento. Muy distantes quedan Linux, con 0.75 por ciento.

Unidos por una causas

Si bien este terreno siempre ha sido el de la competencia para Google y Apple, ahora ambas firmas han dejado de lado estos números para trabajar en un proyecto en común que logre presentar una solución ante la pandemia por COVID-19 que ahora mismo enfrenta el mundo.

Ambas firmas anunciaron que crearan una tecnología de rastrero de contactos que permitiría a los usauros identificar si han estado cerca de alguna persona que ha dado positivo a coronavirus.

El CEO de Google, Sundar Pichai, indiano que esta herramienta permitirá a las autoridades de salud pública frenar la propagación del virus, sin poner en riesgo la privacidad de los usuarios ya que la herramienta estará habitada con fuertes controles en la materia.

De manera particular esta tecnología permitiera a los dispositivos móviles intercambiar información a través de conexiones bluetooth para alertar a las personas cuando hayan tenido contacto o se hubieran mantenido cerca de algún paciente confirmado de contagio.

Las limitaciones

Cabe mencionar que se espera que esta tecnología esté disponible por primera vez a mediados de mayo como una herramienta de rastreo de contactos aprobados por la autoridades de salud.

De la misma manera, Apple y Google afirmaron que planean desarrollar esta tecnología de seguimiento para que funcione de manera directa en sus sistemas operativos, con la intención de facilitar a los usuarios el uso de la misma y evitar que tengan que descargar una aplicación para registrar y rastrear teléfonos cercanos.

Considerando este avance que podría llegar en los siguientes meses, las compañías informaron que su herramienta no tendrá registro de la ubicación o identidad de los usuarios. Lo que si hará es capturar datos sobre cuando los teléfonos de los usuarios han estado cerca de otros para que esta información se visualice en los móviles en lugar de los servidores de las empresas.

La apuesta es interesante cuando menos en la teoría, habría que ver que tan funcional es en la práctica ante usuarios que, en un mundo hiperconectado, parecen estar cada vez más interesados en el anonimato.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299