¿Inseguridad creativa? Elimínala con estas recomendaciones sencillas

  • Hay dos frenos fundamentales capaces de paralizar la creatividad: el miedo y la desidia.

  • Asume tus alcances creativos y no desistas de tus planes, para que los demás crean en ti

  • Organiza tu tiempo, establece metas, sé ordenado en tu trabajo y vas a notar cómo el trabajo resulta menos fatigoso

Cuando se desarrolla una actividad creativa puede ser sencillo caer en estadios de fatiga y también de sequía para la creación y desarrollo de nuevos proyectos. Esta problemática puede verse acrecentada cuando la inseguridad y el estrés invaden tu actividad.

Cuando eso ocurre, también se puede estar sin energía y sin condiciones óptimas para desarrollar tus pendientes creativos. El primer elemento que tienes que considerar es la propia estabilidad emocional y tu seguridad propia, aspectos que se involucran directamente con la salud mental.

Hay dos frenos fundamentales capaces de paralizar la creatividad: el miedo y la desidia. No importa que tu salud emocional esté en equilibrio, estos dos factores te pueden afectar y en la mayoría de los casos se pueden solucionar cuando se tiene conciencia de ellos y se asumen conductas como las que se mencionan a continuación.

1. Miedo
Necesitas reconocer que existen aspectos creativos que no dominas, si tu intención es lograr la excelencia es necesario que sepas desde qué punto partes para iniciar una preparación consciente.
Debes asumir tus alcances creativos y no desistas de tus planes, para que los demás crean en ti es fundamental que tú creas en lo que estás haciendo.
Procura rodearte de un equipo creativo en el que tengas confianza plena, trabaja con las personas que sabes que tienen la capacidad de alentarte del mismo modo en que tú lo haces con ellos.

2. Desidia
Ve en busca de la paz y la relajación. En muchos casos, la pereza es producto de un mal descanso o de tener malos hábitos para dormir. Respiración, ejercicio y una alimentación adecuada pueden ayudarte.
Motívate de verdad, asegúrate de que el proyecto que estás desarrollando en serio te apasiona y si no es así, replantea tus objetivos haz lo posible por adaptar tu proyecto a lo que quieres.
Organiza tu tiempo, establece metas, sé ordenado en tu trabajo y vas a notar cómo el trabajo resulta menos fatigoso, entonces verás mejores resultados.