Diferenciarse de la competencia en un mercado en donde el número de propuestas y opciones a las que tiene acceso el consumidor crecen a un ritmo acelerado resulta un objetivo cada vez más complicado de alcanzar, mismo que demanda a las marcas innovar de manera constante, mucho más dinámica y enfocada mucho más a las necesidades particulares de cada nicho de consumidores.

Esto demanda nuevas maneras y modelos de generar negocio, en donde establecer metodologías de innovación distintas figuran pieza clave.

En este sentido, el método design thinking se ubica como un gran aliado. Sin embargo, y aunque el  término no es nuevo, es cierto que muchas marcas aún no conocen la importancia de esta forma de generar nuevos negocios.

Al respecto, compartimos una infografía en la que se explica la importancia de esta metodología para mejorar los esfuerzos de innovación: