Dentro del comercio electrónico resulta cada vez más difícil competir con capacidades básicas porque este tipo de soluciones se está ‘comoditizando’; hoy están al alcance de un mayor número de jugadores, lo que supone necesidades más sofisticas en el desarrollo de diferenciales que vayan más allá del precio o el inventario.

Los números hablan por si mismos. Tan sólo en México proyecciones de BigDta Corp indicaban que la cantidad de tiendas en línea habría registrado un crecimiento de 13.1 por ciento entre 2015 y 2016, para alcanzar un total de 80 mil puntos de venta digitales. La tendencia se mantendrá cuando menos durante la siguiente década con tasas de incremento que oscilarán entre el 10 y 20 por ciento.

Para muchos especialistas, la combinación de la generación de contenido con la comercialización en línea es tema clave para ganar diferenciación, con lo que un tema que comienza a ganar protagonismo al interior de la industria es el e-commerce content.