Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Inflación impulsa preocupación financiera en Chile y Argentina

Debido al aumento del costo de vida muchos países aumentaron su preocupación financiera a futuro, de acuerdo con Statista, Chile y Argentina encabezan el ranking en Latinoamérica.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
servicios financieros mujeres emprendedoras
  • La preocupación y el estrés se detonan en la sociedad cuando se enfrentan a situaciones de crisis.

  • La pandemia por la Covid-19, el conflicto Rusia-Ucrania y el estancamiento de las economías en los países en desarrollo por la inflación son una buena razón.

  • A pesar que se espera que Venezuela y Argentina tengan mayor aumento de tasa de interés; la preocupación a futuro se dirige a Chile y Argentina.

Una de las principales preocupaciones para la economía mundial es la inflación y es que las subidas de precios en todos los rincones del planeta son resultado de una crisis sanitaria sin precedentes y del fantasma de la Guerra Fría originado por el conflicto en Ucrania. Debido al aumento del costo de vida muchos países aumentaron su preocupación financiera a futuro, de acuerdo con Statista, Rusia, Chile, España, Argentina y México encabezan el ranking a nivel mundial; sin embargo, el enfoque solo será en los dos países latinoamericanos del listado.

No es nada nuevo que la inflación en la región latinoamericana se encuentre en esos niveles, pero sí en los países ricos y debido al panorama no se limita, de acuerdo con datos de World Bank, las tasas de inflación anual están por encima del 5 por ciento.

Esto no quiere decir que las afectaciones sean iguales, por ejemplo, en los países en desarrollo que importan materias primas aumentarán y en el continente Africano la inseguridad alimentaria aumentará y pobreza.

“El aumento de la inflación plantea un desafío adicional para una recuperación inclusiva, ya que afecta desproporcionadamente a los hogares de bajos ingresos”, apunta el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA).

Es necesario entender el fenómeno como un problema global y transversal que responde a la detención de las cadenas de suministro relacionados con el cierre de actividades y los incrementos en los precios de energía, pero también intervienen factores internos como el consumo privado o los estímulos fiscales.

Si bien la pandemia por la Covid-19 fue un duro golpe, el conflicto en Ucrania son factores que apuntan a las malas previsiones sobre el aumento del costo de vida a escala mundial y se extenderá hasta 2024 agudizando la crisis alimentaria en numerosos países, apunta el Banco de Mundial.

Según las proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Producto Interno Bruto (PIB) global ganará 3.1 por ciento un punto menos de lo que se estimó en enero y la inflación avanzará 6.7 por ciento impulsada por los precios de alimentos y energía.

En el entendido de que la inflación se restablecerá hasta 2024, la DESA prevé en su investigación “Situación económica mundial y perspectivas a mediados de 2022” que la recuperación no será inclusive y sostenida porque a todos los continentes la crisis les afecta diferente dependiendo de su grado de desarrollo económico.

En ese panorama, América Latina suele registrar mayores tasas de inflación, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional a abril de 2022, en la región registra los niveles más elevados de los últimos 15 años y la razón fundamental se encuentra asociada al incremento de precios de la energía y los alimentos.

“El shock combinado de los precios del petróleo y los alimentos de 10 puntos porcentuales elevaría la inflación en 1.1 puntos porcentuales”, apunta el IFM.

En Latinoamérica preocupación financiera crece en Chile y Argentina

De acuerdo con datos del FMI, Venezuela tiene una tasa de inflación de 500 por ciento, la más alta de la región y del mundo, seguida de Argentina con 51.7 por ciento, Haití con 25.5 por ciento, Paraguay con 9,4 por ciento y a pesar de que estos son los que se prevé que tengan una tasa de inflación más alta, la mayor preocupación financiera por el futuro entre ciudadanos de 18 y 64 años se dirige a Chile y Argentina.

De acuerdo con el Banco Central de Chile, para mediados de 2022 anticipan niveles cercanos al 10 por ciento y comenzará a converger al 3 por ciento en u plazo de 2 años.

Si dejamos las proyecciones de un lado, la inflación sigue incrementándose en los primeros meses de 2022, acercándose al 8 por ciento anual. El motivo determinante del alza de la inflación fue el gran impulso al gasto durante el 2021, un comportamiento que fue natural después de un tiempo donde el eCommerce se impulso y las ventas del retail se redujeron a solo las necesidades primarias.

Por el lado de Argentina, el incremento de precios en los alimentos y bebidas rebaso a las demás economías de la región, menos a Venezuela. El país se encuentra en una crisis económica y financiera y aunque el gobierno ha congelado los precios de muchos productos y servicios continua una baja productividad industrial.

Todo lo anterior ha generado en la población preocupación financiera por su futuro y es que ademas de la perdida del poder adquisitivo, el endeudamiento por créditos y el mal uso de las tarjetas han afectado la economía.

El 76 por ciento de los trabajadores en América Latina sufren estrés financiero o preocupación por su futuro y de acuerdo con el Banco Mundial, el hecho de que los ciudadanos se encuentren preocupados por sus finanzas a futuro reduce la productividad, y como consecuencia, “la capacidad económica y desarrollo de cualquier país”.

La preocupación es un primer paso para el estrés y la enfermedad mental genera costos económicos y puede detonar depresión o suicidio. En la mayoría de países latinoamericanos dedican menos del 2 por ciento del presupuesto total de salud a enfermedades mentales, indica la Asociación Mundial de Psiquiatría.

“El estrés es una reacción ante las condiciones de vida a las que se enfrenta una persona, especialmente durante situaciones criticas. Lugares donde los niveles de desigualdad son altos y donde la inseguridad, violencia y la falta de protección social se ven a diario, constituyen los espacios más amenazados y con mayor riesgo de tener ciudadanos estresados”, apunta el Banco Mundial.

 

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores