CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Industria tabacalera con grandes perdidas durante pandemia: Philip Morris la más afectada

En México, la industria tabacalera dejó de comercializar 429.4 millones de cajetillas en 2021, esto no fue resultado de la reducción de fumadores, sino por la cantidad de consumo de cajetillas al día. La empresa Philip Morris Internacional, productora de Malboro, Delicados y Benson & Hedges, fue la más afectada en el país.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • La industria tabacalera dejó de comercializar 429.4 millones de cajetillas en 2021
  • En México, el número de fumadores no se redujo, lo que sí bajó fue su consumo diario de cajetillas 
  • La empresa Philip Morris Internacional, productor de Malboro, Delicados y Benson & Hedges, fue la más afectada en el país por ser la favorita de los mexicanos

 

Desde que se declaró la emergencia sanitaria por COVID-19, la industria tabacalera en México y en todo el mundo tuvo una caída abismal, datos de Science daily informaron que el hábito de fumar podría aumentar en los pulmones la presencia de la proteína ACE2, la molécula que el coronavirus usa para infectar las células humanas, facilitando la propagación del virus SARS-CoV-2 y posiblemente provocando una mayor tasa de mortalidad en pacientes con COVID-19. Esa información distribuida a nivel mundial y nacional, en conjunto con el uso de cubrebocas y la disminución de los paquetes de cigarros consumidos por las personas generó que las grandes empresas tabacaleras decidieran reducir su producción. En el caso de México, hubo una disminución en la producción de 6.16 miles de millones de pesos de 2019 a 2020 y hacia el 2021 se dejaron de comercializar 424.4 millones de cajetillas, la empresa más afectada fue la favorita de los mexicanos: Philip Morris International (PMI).

 

La pésima relación entre el tabaco y COVID-19

Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) y de la OMS informaron que, para 2012 México ocupaba el sexto lugar mundial en número de fumadores y el segundo en fumadoras, además de que la edad crítica de inicio para el consumo es entre los 15 y 17 años. En este sentido, 10.9 millones de mexicanos son fumadores a partir de los 15 años. La Ciudad de México, Puebla, Toluca y León ocuparon los primeros lugares hasta 2008. 

Según el Doctor Misael Estepa en su artículo científico “Situación actual del tabaquismo en México”, el mayor número de muertes en el mundo se le atribuye a enfermedades crónicas no transmisibles, entre las cuales se encuentran: enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes. Los principales factores de riesgo, según la Secretaria de Salud de México, se asocian al consumo de tabaco y a la exposición a su humo. Además, Estepa agrega: una dieta inadecuada, inactividad física y abuso de alcohol. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el consumo de tabaco se mantiene como la principal causa de muerte prevenible a nivel mundial. Pues, cerca de 6 millones mueren anualmente por el consumo y exposición al humo de tabaco, el tabaquismo causa 71 por ciento de los cánceres de pulmón, 42 por ciento de las enfermedades pulmonares crónicas y el 10 por ciento de las enfermedades cardiovasculares. 

El consumo de tabaco implica daños a la salud individual, elevados costos para el sector salud y tiene un impacto negativo en la economía familiar. Datos de Statista informan que los precios en 2020 oscilaban entre los 65 y 55 pesos: Una cajetilla de Malboro costaba 63 pesos, una de Camel 63 pesos y una de Lucky Strike 56 pesos. 

En cuanto a su relación con COVID-19, la Secretaria de Salud informó que, el consumo de tabaco y la exposición al humo, en cualquier edad puede agravar el daño y el desarrollo de COVID-19. Hasta noviembre de 2020, los datos a nivel mundial apuntaban que durante la pandemia por COVID-19 morían por tabaquismo 4,600,000 personas y por COVID-19 se registraron 1,300,00 defunciones, la diferencia es abismal. Entonces, ¿cuál es la verdadera pandemia?

 

Philip Morris, la empresa más preferida de los mexicanos registra grandes perdidas

Primeramente, se hablará de los hábitos de consumo del mercado mexicano para llegar a analizar sus marcas preferidas y las perdidas que han tenido a raíz de la pandemia. Datos de Statista informan que el número de consumidores de tabaco en México no disminuyo con la pandemia, desde 2016 hasta el 2021 los mismos 12.4 millones de mexicanos siguieron fumando. Lo que sí disminuyó fueron los paquetes de cigarros consumidos por una persona, en 2019 aproximadamente se fumaban 3.8 paquetes para 2020 se dedujo una cajetilla. 

En cuanto a las marcas favoritas de los mexicanos, Philip Morris International (Malboro, Delicados y Benson & Hedges) se ganaron a la mayoría de consumidores mexicanos con un 52.6 por ciento de preferencia, seguido de British American Tobacco (Pall Mall y Lucky Strike) con 17.4 por ciento y otras marcas, ocuparon el 30 por ciento. 

Con esta tendencia, las cajetillas Malboro fueron las más consumidas con un 52.6 por ciento, seguida de Pall Mall con un 17.4 por ciento y finalmente, los Delicados con un 7.4 por ciento. Poniendo el foco en los ingresos netos de la empresa Philip Morris International, estos disminuyeron de 23 mil millones en 2019 a 17.55 mil millones en 2020, y los de British American Tobacco también fueron a la baja, de 11.8 mil millones en 2019 se contrajeron a 9.5 en 2020. 

Para concluir, con la latente pandemia, se hizo incompatible el comer, hablar y fumar con el uso de la mascarilla. Esto ocasionó que los fumadores se confinarán hasta para el consumo de cigarros. Si bien, no se redujo el número de personas fumadoras en México, sí redujeron su compra de cajetillas. La industria de tabacalera de México se vio fuertemente dañada, pues datos del  Instituto Nacional de Estadística y Geografía apuntan que la contribución de la industria al producto interno bruto (PIB) de 2019 a 2020 bajo aproximadamente 76.5 miles de millones de pesos mexicanos. Esa tendencia baja no se había observado desde 2014. Sin embargo, la tendencia mantenida de los mexicanos a seguir fumando ocasionará, según una proyección de Statista, que hacia 2024 el valor del mercado del tabaco vuelva a subir, es decir, en 2019 se encontraba en 3.13 miles de millones de dólares y para 2024 se prevé que llegue a 4.07 miles millones de dólares. 

A forma de reflexión, según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (2016-2017), Reporte de Tabaco, el humo del tabaco contiene más de 7 mil sustancias químicas, cientos de las cuales son tóxicas, al menos 69 carcinógenos en el humo pueden estar involucrados de varios tipos de cáncer. En septiembre del año 2015, la Asamblea de las Naciones Unidas adoptó la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, en su objetivo 3 busca reducir en un tercio la mortalidad prematura por las ENT para el año 2030, eso incluye a las enfermadas ocasionadas por tabaquismo. En ese sentido y como empresa socialmente responsable, Philip Morris International se ha propuesto proporcionar alternativas para un mundo sin humo y te preguntarás ¿pero no su negocio son los cigarrillos? Sí y también apuesta por un futuro sin ellos.

Conscientes del daño que hacen a sus consumidores, quieren brindarles  la opción de seguir fumando. La empresa desde 2008 ha gastado más de 8.100 millones de dólares en investigación para buscar alternativas en donde el consumidor inhale un producto no combustible, porque este proceso es el que crea la mayoría de los químicos dañinos y son los potenciales causantes de las enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Con está propuesta de nuevos productos tan solo es cuestión de tiempo para que los lideres mundiales, los gobiernos reguladores y las organizaciones no gubernamentales volteen a las alternativas libres de humo, esto será transformador para la salud mundial. Ahora, las empresas tabacaleras –junto con gobierno– tendrán que fomentar cultura, publicidad y estrategias de comunicación para cambiar los hábitos de consumo de la población tanto mundial como mexicana, será complicado pero no imposible. En México, según Povaddo: 9 de cada 10 mexicanos fumadores habituales u ocasionales estarían dispuestos a considerar el cambio a productos alternativos, si tuvieran claro en qué se diferencian estos productos de los cigarros y la ciencia que los sustenta. Con todo esto, aunque la industria del tabaco durante COVID-19 se haya enfrentado a una brutal baja y disminución de producción, es evidente que se está preparando para abarcar un mercado más amplio sin generar daños en su salud y ser una alternativa sustentable a futuro: ¿podrías imaginar a la industria tabacalera sin que produzca sus cigarros originales?

 

Ver más:

Otros artículos exclusivos para suscriptores