Para nadie es un secreto que México atraviesa uno de sus momentos más desafiantes de toda la historia. Los cambios a nivel político así como las consecuencias en términos de inversión y consumo interno que de esto se han derivado, dibuja un contexto retador para la mayoría de las industrias, en donde alentar el consumo se ubica como la primera gran necesidad.

No obstante, a pesar de la coyuntura política y económica que enfrenta el país, las estimaciones apuntan a que el mercado de lujo en México mantendrá su atractivo y su crecimiento a la alza, empujado por el interés de los consumidores externos así como por la nueva concepción del término de “lujo” que ahora premia entre los consumidores.

De acuerdo con Aránzazu Gómez, country manager director en FOREO, uno de los objetivos que tienen las marcas de este segmento, es reforzar la confianza de millones de personas porque cuando te sientes bien, te ves bien, y la misión está completa.

Un mercado que crece

Lo que sucede en el mercado mexicano es un reflejo de lo que experimenta la industria a nivel mundial.

Tan sólo para 2018, un estudio firmado por The Boston Consulting Group indicaba que las ventas generadas por el sector habrían alcanzado un valor de 910 mil millones de euros a nivel mundial con un ritmo de crecimiento de 5 por ciento anual hacia 2024.

En el caso de México, la estimación de crecimiento hacia los siguientes cinco años es de 6 por ciento anual, con un interés particular de los consumidores por adquirir zapatos dentro del rubro (40 por ciento), fragancias y cosméticos (33 por ciento), relojes y joyería (21 por ciento), bolsos (15 por ciento) y ropa (10 por ciento).

El 56 por ciento de los consumidores mexicanos prefiere una experiencia “de lujo” antes que un producto ante la constante búsqueda de vivir y ser parte de “momentos diferentes”. Fuente: Euromonitor internacional.

Nuevo concepto, nuevas oportunidades

Más allá de las cifras, lo realmente interesante radica en el nuevo concepto que el consumidor da al sector de lujo, en donde aunque temas relacionados con estatus y posición social se mantienen como indicador, han quedado rezagados a un tema de experiencias, autenticidad y originalidad en un mundo impactado por la globalización.

La premisa es apoyada por los resultados entregados en un reciente reporte firmado por Euromonitor Internacional, el cual indica que a nivel mundial, se prevé que durante 2030, 9 mil millones de personas busquen en el mercado de lujo experiencias únicas que superen sus expectativas.

Una vez más, la tendencia se replica entre los consumidores mexicanos. A decir de la consultora mencionada se estima que el 56 por ciento de los mismos prefiere una experiencia “de lujo” antes que un producto ante la constante búsqueda de vivir y ser parte de “momentos diferentes”.

La tendencia se ha traducido en la apertura del mercado, en donde las marcas del sector ahora tienen ante sí a un grupo potencial de consumidores mucho más nutrido en donde si bien el poder adquisitivo es factor, no es el único determinante para encontrar clientes interesados en la oferta de la industria.

Una vez más Euromonitor afirma que durante los últimos años, la clase media mexicana aumentó sus compras en el sector de lujo en un 50 por ciento en espera de adquirir mejores experiencias que generen recuerdos memorables.

Aspiración que vende

En este sentido, estamos frente a un mercado en constante crecimiento que se apalanca de la aspiración expresada por nuevos nichos de mercado, en donde las nuevas generaciones (millennials y generación Z) se ubican como especiales motores de crecimiento.

Aunque la aspiración siempre ha sido uno de los grandes drives de crecimiento para este sector, lo cierto es que para las marcas de lujo dirigir este sentimiento a una verdadera compra de valor es cada vez más complejo si consideramos el entorno que dibujan las nuevas tecnologías en el consumo de experiencias y consumo de lujo.

Alejadas en principio y de cierta manera del panorama digital, ahora las marcas de lujo han encontrado en recursos como las redes sociales, el Big Data y la Inteligencia Artificial grandes aliados para conquistar a consumidores diversos que no pueden ser medidos simplemente por su poder adquisitivo.

Al respecto, en el marco del LuxuryLab Global México 2019, Fflur Roberts, Global Head de Bienes de Lujo en Euromonitor Internacional aseguró que las nuevas generaciones están interesadas en las historias detrás de los productos y las emociones que producen, pero el valor de esto sólo será efectivo si es posible compartirlo desde redes sociales.

Turismo: el ejemplo

El turismo es uno de los sectores que rápidamente ha entendido este cambio dentro del sector, situación que ha dado a dicha industria un crecimiento importante impulsado por la demanda externa.


Con herramientas digitales que ofrecen una experiencia, así como espacios (hoteles, recintos y lugares de atracción) que ofrecen una experiencia más allá del descanso, el turismo de lujo en México mantendrá la preferencia de los consumidores internacionales.

De acuerdo con Euromonitor, el país se ubica como el séptimo mercado de viajes más grande del mundo, posición que cobra otra lectura si consideramos que en términos de valor crecerá alrededor de 22 por ciento durante el siguiente lustro.

La industria de lujo en el país tiene importantes oportunidades de crecimiento, está claro que el consumidor tiene deseos por porductos de este perfil, por lo que este potencial podrá ser explotado por aquellas propuestas que logren combinar la experiencia aspiracional con las bondades de las nuevas tecnologías.